“¿Quién recibirá a nuestros muertos?”

Activistas realizaron un "performance" en protesta por las iniciativas congeladas de bodas gay y contra la homofobia en el Congreso del Estado.
El personaje popular mexicano no pudo ingresar al Legislativo.
El personaje popular mexicano no pudo ingresar al Legislativo. (Foto: Reynaldo Ochoa)

Monterrey

Una Catrina elegantemente vestida recorre las tumbas que se han representado en uno de los andadores de la Macroplaza, que colinda con el Congreso local.

Una a una las recorre, con aire de tristeza se acerca a ellas, hasta ver cada uno de los 85 nombres que hay escritos en ellas. Es el número oficial de las personas que han muerto a manos de homofóbicos en Nuevo León.

Las tumbas forman parte de un altar de muertos, con los nombres de cada uno en tumbas, justo frente al Congreso del Estado, a cuyos diputados, los miembros de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti, Transexual, Trasgénero e Intersexual (LGBTTTI) han exigido la aprobación de las leyes relacionadas con el combate a la discriminación.

Tras recorrer las tumbas, la Catrina se enfila hacia el Congreso local, al salón de Plenos, que está a unos metros. Mientras avanza lentamente, algunos curiosos se detienen un momento a ver, pues fotógrafos y camarógrafos a su alrededor causan expectación. Se preguntan si debajo del sombrero y el vestido blanco con motivos negros hay un hombre o una mujer.

Una valla metálica resguarda la entrada la torre legislativa, pero eso no importa, la Catrina busca una orilla y pasa, sin escuchar al guardia de seguridad que intenta detenerla. Llega hasta la alta puerta de madera. Toca y toca... Los vigilantes, serios, no le permiten ingresar al encuentro con los diputados locales...

"¿Quién? ¿Quién recibirá a nuestros muertos?", pregunta, de rodillas y con voz triste, ante la puerta inmóvil.

En sus manos lleva una lista con los nombres de los muertos a a causa de la homofobia. "¿Quién recibirá a nuestros muertos? Han padecido la homofobia, han sufrido... Basta. ¿Hasta cuándo?", insiste la Catrina. Pero no la dejan entrar.

El hombre caracterizado como el personaje mexicano forma parte del colectivo que desde hace algunas semanas se encuentra en plantón afuera del Legislativo para exigir la aprobación de las reformas que permitirían el matrimonio entre personas del mismo sexo en la entidad y el combate a la discriminación. Este perfomance lo realiza el colectivo LGBTTTI a manera de protesta.

Sin embargo el número de personas asesinadas por razones de género o xenofobia si es real, incluso el activista Mario Rodríguez Platas explicó que estos 85 nombres son los reconocidos por los registros en los últimos 25 años, pero en realidad la cifra podría legar a más de 240 personas que han sido víctimas de homofobia en el estado en este lapso.

El escrito que la Catrina pretendía entregar a los diputados locales es un compendió de estos 85 nombres y de paso un recordatorio de que Nuevo León es el estado en todo México con más denuncias de discriminación, y para muestra las más de 20 iniciativas relacionadas a este tema que desde hace años yacen congeladas en el Congreso.