“La realidad que estamos viviendo es muy cruel”: Margarita Baños

Restauranteros exigen a autoridades apertura de calles, apoyo económico, más limpieza en la zona y fumigación
Los dueños de los restaurantes señalan pérdidas de 85 por ciento.
Los dueños de los restaurantes señalan pérdidas de 85 por ciento. (René Soto)

México

Los negocios aledaños al Monumento a la Revolución están en quiebra. Restauranteros aseguran que sus ventas disminuyeron 85 por ciento desde que los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE)instalaron el plantón.

“La realidad que estamos viviendo es muy cruel; los maestros deben entender que están afectando a cientos de personas que trabajan aquí, la repercusión económica es muy grande”, dijo Margarita Baños, administradora del restaurante El Correo Español.

Comerciantes afirman que la reorganización del plantón anunciada por los maestros y las autoridades capitalinas no disminuirá el impacto económico. “El reacomodo que anunciaron aún no se percibe y si el problema se prolonga más vamos a sufrir un cierre masivo de negocios, nadie va a soportar el impacto financiero”, aseguró Baños.

“Ya no aguantamos más esta situación, el sábado pasado tuvimos que despedir a ocho personas; el platón nos está asfixiando poco a poco”, narró Daniel Mondragón, del restaurante La Casa de Los Bisquets.

El Gobierno del Distrito Federal y los integrantes de la CNTE acordaron compactar el plantón, pero la medida no convenció a los restauranteros de la zona, quienes afirman que las pérdidas económicas no cesarán hasta que se retiren o sean reubicados en la explanada de la delegación Cuauhtémoc.

La Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope) enumeró los establecimientos afectados y confirmó que el plantón ha afectado a 25 mil trabajadores de 650 negocios. “Los gastos fijos nos están matando; nuestras ventas disminuyeron, pero nosotros tenemos que seguir pagando la renta del local y los servicios básicos, como el agua y la luz”, comentó Baños.

Los afectados piden a las autoridades la apertura inmediata de las calles y avenidas cerradas en la zona del Monumento a la Revolución, apoyo económico para solventar las pérdidas, mayor limpieza y fumigación.

“Varios empresarios nos reunimos y redactamos tres cartas para pedirle ayuda al gobierno de la ciudad; uno de los escritos lo entregamos en las oficinas de Miguel Ángel Mancera, otro en la Secretaría de Seguridad Pública y uno más en la Secretaría de Turismo”, detalló Margarita.

Otro problema que enfrentan es el olor pestilente que sale de los baños públicos que instalaron en el plantón. El hedor es tal que se percibe en las calles aledañas y avenidas como Insurgentes, Reforma y Puente de Alvarado.

“El olor es tan feo que nadie quiere comer aquí, antes del 13 de septiembre vendíamos hasta 50 comidas al día, ahora solo vendemos dos.

“Estamos muy desesperados; si los maestros no retiran el plantón, vamos a tener que cerrar nuestro negocio en menos de un mes”, anticipó la administradora del restaurante El Correo Español.