El puerto, sin comercios, clases ni burócratas

Luego de la marcha de maestros de la Ceteg y familiares de los estudiantes desaparecidos, se reportó saldo blanco.
La protesta salió de Pie de la Cuesta y terminó en el Centro de Convenciones.
La protesta salió de Pie de la Cuesta y terminó en el Centro de Convenciones. (Daniel Cruz)

Acapulco, Guerrero

Maestros de la Ceteg y la sección 22 de Oaxaca, además de familiares de los 43 desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa, marcharon de calzada Pie de la Cuesta al Centro de Convenciones de Acapulco para exigir la aparición con vida de los jóvenes.

Los negocios en la costera Miguel Alemán cerraron, bajaron cortinas o de plano no abrieron. Más de mil 600 escuelas no tuvieron clases y en las oficinas de gobierno les dieron el día a los empleados ante la amenaza de que participarían más de 40 mil personas y partirían de tres puntos de Acapulco hacia la Diana. Los mil 500 policías antimotines permanecieron a la expectativa, lo mismo que los 2 mil transportistas que estaban listos en el bulevar de las Naciones, la caseta de La Venta, palacio federal y el ayuntamiento.

La marcha forma parte de las acciones anunciadas por la asamblea nacional popular para exigir la presentación con vida de los normalistas y la separación del cargo del gobernador Ángel Aguirre. Este sábado tienen previsto bloquear autopistas en todo el país y, el domingo, la toma de radiodifusoras.

Desde el jueves, el ayuntamiento de Acapulco pidió a los habitantes tomar precauciones y éstos acataron al pie de la letra las disposiciones para no salir de sus casas ante la marcha masiva anunciada por estudiantes y familiares de los 43 desaparecidos de la escuela normal de Ayotzinapa. Por eso, desde las ocho de la mañana las calles y avenidas principales lucieron vacías; no hubo transporte público, excepto por algunos taxis que buscaron sin suerte pasaje. La mayoría de los comercios no abrieron sus puertas y quienes trabajaron —como en cualquier día normal— registraron escasa o nula clientela. “Es porque ayer el gobierno se la pasó todo el día informando que no saliéramos de nuestras casas, como si fuera a llegar un huracán”, explicó Mateo, uno de los habitantes de este municipio turístico.

Algunas oficinas de gobierno colocaron anuncios en su entrada principal para informar a sus empleados que las actividades laborales se reanudarían hasta el lunes. Otras dependencias, como el ISSSTE, flanquearon su entrada principal con grandes tablones de madera, ante el temor de correr la misma suerte que el palacio de gobierno en Chilpancingo, inmueble que fue quemado al inicio de la semana.

Inicialmente, los contingentes de maestros oaxaqueños, michoacanos y alumnos de Ayotzinapa llegarían desde las 8 de la mañana por tres rutas diferentes para marchar a las nueve y finalmente realizar un mitin en la glorieta de la Diana. Sin embargo, aunque cruzaron las casetas de cobro desde las siete de la mañana, se congregaron hasta poco antes del mediodía y partieron desde un solo punto: avenida Pie de la Cuesta hasta el Centro de Convenciones. Ahí permanecieron en plantón poco menos de una hora.

Rubén Núñez, líder de la sección 22 de la CNTE, participó en la marcha que exigió la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Saturnino García Cordero, líder de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (Ceteg), dirigió un mensaje en el que nuevamente reiteró la exigencia de que regresen con vida los 43 normalistas.

También dijo que continuarán con su lucha hasta que aparezcan los estudiantes de Ayotzinapa, por lo que en los siguientes días tomarán estaciones de radio y casetas de peaje sobre la Autopista del Sol.

“Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, fue la consigna que gritaron en forma reiterada los alrededor de cinco mil manifestantes, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública de Acapulco.