Prevención social, base de nueva estrategia de seguridad: Segob

El nuevo mecanismo de prevención social del gobierno federal permitirá recuperar territorios en manos de la delincuencia, dijo Arturo Escobar, subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana.
Arturo Escobar y Vega, subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación.
Arturo Escobar y Vega, subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El nuevo mecanismo de prevención social del gobierno federal se debe arraigar, pues permitirá recuperar territorios en manos de la delincuencia, indicó el subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Segob, Arturo Escobar y Vega.

El funcionario de la Secretaría de Gobernación (Segob) subrayó que se debe demostrar que no es a balazos sino a través de la prevención social como se puede lograr ese objetivo.

Durante la entrega de reconocimientos a los mejores proyectos de Buenas Prácticas y Prácticas Promisorias para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, Escobar y Vega enfatizó que esa es una nueva política en México.

Comentó que con la llegada de la actual administración federal se instrumentó una política de prevención social para prevenir los delitos, la violencia y la delincuencia.

Escobar y Vega recordó que la anterior política era de contención y reactiva, y se entendía que lo que buscaba era salvar vidas y generar espacios de libertad, pero el presidente Enrique Peña Nieto decide establecer la prevención social como eje principal de su política pública en materia de seguridad.

A partir de ahí, dijo, es que se decide la creación de la subsecretaria que encabeza, que tiene como uno de sus más grandes retos encontrar ese ciclo y camino de aquellas prácticas que estén debidamente valoradas, evaluadas y probadas, esencialmente en campo, y que tienen impacto.

Escobar y Vega remarcó que “si queremos recuperar un territorio hay que entrarle con todo como gobierno y tenemos que demostrar que si se puede lograr esto a través de la prevención social y no solo a balazos”.

Dijo que respeta a todos aquellos que hoy se juegan la vida con la estrategia de contención de la violencia para dar libertad.

Sin embargo destacó la necesidad de que el nuevo mecanismo de prevención social se arraigue, “pues es el que nos va a dar la posibilidad de recuperar nuestros territorios a largo plazo”.

Es el mecanismo que tienen los países que no tienen inseguridad, en los que la excepción es el uso de la fuerza, y en los que lo normal es la prevención y la participación ciudadana, ya que “es imposible desplegar prevención ciudadana sin participación ciudadana”.

Por otra parte, comentó que el debate sobre el mando único es muy complejo, pero se necesitan niveles de coordinación desde la ley que obliguen a las fuerzas policiacas a poder emprender de forma integrada los trabajos de investigación, vigilancia y seguridad.

En entrevista, indicó que hoy la única idea que está a la mesa es la del mando único, por lo que habrá que analizarla y debatirla, y será un tema del Congreso federal, que al final de cuentas lo definirá.

En su opinión, se requiere de un andamiaje jurídico nuevo para poder obligar a esas policías a la coordinación, y “hay que decirlo: es más fácil coordinarte entre 32 más uno que entre dos mil 400 más uno”.

Finalmente, dijo que uno de los grandes retos que se tiene es que exista confianza sobre los policías, ya que habrá un momento en el que se tendrá que regresar al Ejército mexicano a los cuarteles.