Proyecto Hércules: amplían la pedrera y la contaminación

La expansión de la planta productora de cemento viola la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, según el alcalde de García César Valdés.
La actual planta de extracción busca aumentar a una superficie de 167 mil 488 metros cuadrados para el proyecto de la cementera.
La actual planta de extracción busca aumentar a una superficie de 167 mil 488 metros cuadrados para el proyecto de la cementera. (Raúl Palacios)

Monterrey

El proyecto Hércules, en el municipio García, promete traer empleo a 150 trabajadores del sector, pero también polvo y afectaciones a los animales y plantas de la zona, según lo que exhibe la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).

Se trata de la expansión de una planta productora de cemento que actualmente cuenta con tres polígonos de una extensión de 1,609,703,329 metros cuadrados, ubicada en Libramiento Noreste, en el kilómetro 9, de la llamada cuna de la independencia de Nuevo León, por el actual gobernador, Jaime Rodríguez Calderón.

La actual planta de extracción, explotación y aprovechamiento de caliza, operada por Industrializadora de Caliza SA de CV y de Inmobiliaria Milmo SA de CV, busca aumentar a una superficie de 167 mil 488 metros cuadrados para el proyecto de la cementera.

La pedrera viola la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, al no ser compatible con el Plan de Desarrollo Municipal de García, indicó el alcalde César Valdés, en la reunión pública de información, efectuada el pasado 9 de diciembre.

Además, según la evaluación ambiental del proyecto, expuesta en el mismo archivo, 63.52 por ciento de las actividades serán negativas, mientras que 38.46 por ciento serán positivas.

Lo anterior de acuerdo a un cronograma de actividades según el tiempo de durabilidad del proyecto Hércules, en él se especifica los impactos por intervenciones en la zona y las acciones que tomaría la empresa para mitigarlo.

"No se tiene contemplado la implementación de técnicas de tratamiento que disminuyan la generación de residuos, pero sí se tiene contemplada la implementación de planes de manejo y disposición de los mismos.

"La fabricación de cemento incluye el transporte de materiales polvorientos o pulverizados desde la cantera de piedra caliza hasta el embarque del producto terminado para envió. Se tienen emisiones de polvo durante el transporte de los materiales, en las bandas transportadoras, pilas de acopio y camiones de la planta", indica el MIA.

Además, de la contaminación auditiva (que se asegura será mínima) en la zona donde se encuentra el proyecto existe material consolidado con posibilidades bajas de existencia de aguas subterráneas o mantos fértiles que puedan verse afectados, igualmente hay fauna y vegetación propia del lugar que tendrán que ser removidas.

Como impacto benéfico destacan la contratación semipermanente de 150 personas, para trabajar en la operación y mantenimiento del lugar.

El lugar en donde se ubica la pedrera y en donde se pretende ampliar operaciones se encuentra a 6.7 kilómetros de la colonia Mitras Bicentenario.