Ya hay protocolo para recibir a los normalistas

Activistas retuvieron durante dos horas al menos 200 camiones en la caseta de peaje de Palo Blanco.
Todos entraron a la cabina con el rostro cubierto.
Todos entraron a la cabina con el rostro cubierto. (José Hernández/Cuartoscuro)

Chilpancingo

Interrumpimos nuestra transmisión para escuchar a los jóvenes de la Normal Rural de Ayotzinapa que se encuentran con nosotros para emitir su mensaje. Adelante muchachos”. Terminada la presentación, el locutor Carlos Leyva les cede los micrófonos y espera pacientemente a que concluyan para acompañarlos hacia la puerta de salida. Así se ciñe al protocolo de respuesta que debe seguir ante estas situaciones y que fue el que diseñó la radiodifusora para la cual trabaja: Capital Chilpancingo.

“Llegaron poco antes del mediodía, tocaron la puerta —que como puedes ver está asegurada con una reja metálica extra— y les permitimos el paso. Tenemos instrucciones de recibirlos e inmediatamente darles las facilidades para que hablen de manera pacífica”, cuenta Carlos quien, micrófono y consola al frente, espera a que concluya una canción grupera para informar la hora al público.

Tiene 17 años de locutor profesional y, por su experiencia, le ha sido fácil dominar esta situación. Por eso, recuerda, cuando ayer por la mañana los vio llegar abrió la reja de seguridad y después la puerta de cristal que conduce a la recepción. Por allí cruzó el grupo de diez estudiantes normalistas que llevaba cubierto el rostro. Ya en la cabina, Leyva les informa que solo cuatro de ellos pueden hacer uso del micrófono; aceptan, entonces pueden adueñarse de las ondas herzianas.

“Nunca llegan con malas palabras y entienden que se tienen que someter a nuestras reglas. Van ocho o nueve veces que vienen, incluso antes de la desaparición de sus 43 compañeros. Regularmente lo hacen en el noticiero de la mañana, pero también han ido a la otra emisora que está dos pisos abajo, Radio ABC”, cuenta el locutor. Las otras dos estaciones más populares en Chilpancingo son la Ke-buena y la Máxima. Hasta el momento, dice Leyva, no han recibido llamadas de público a favor ni en contra de ellos.

NO HUBO SAQUEOS

Estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa y maestros disidentes retuvieron durante dos horas, al menos, 200 camiones de carga de diversas empresas y comercios, desde mueblerías, refresqueras y alimentos chatarra en la caseta de peaje de Palo Blanco, en la Autopista del Sol.

Dicha acción se ejerció para incrementar la presión hacia las autoridades estatales y federales para efecto de que aparezcan los 43 normalistas desaparecidos desde la noche del 26 de septiembre.

Desde las 14:00 horas, los jóvenes llegaron a la caseta de Palo Blanco en la Autopista del Sol para instalar un filtro en el que solo se permitía el paso a coches particulares y autobuses de pasajeros.

Todas las unidades detenidas fueron rayadas con aerosol y en ellas se plasmaron consignas con las que se exige la sanción penal contra el ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y la renuncia del gobernador Ángel Aguirre. Ninguno de los camiones fue saqueado.