Proponen proceso diplomático para lograr desarme nuclear

La Segunda Conferencia Internacional sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares, realizada en Nuevo Vallarta concluyó hoy ante la presencia de representantes de 146 países.

Con un llamado a iniciar un proceso diplomático que derive en un verdadero compromiso de los Estados para construir un nuevo instrumento jurídicamente vinculante que haga realidad el desarme nuclear, concluyó la Segunda Conferencia Internacional sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares.

Al leer el documento final del encuentro, el Subsecretario de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Juan Manuel Gómez Robledo destacó la importancia de que este proceso se realice en un plazo específico que reconozca el impacto humanitario que tiene la proliferación de armas nucleares en el mundo.

Ante la presencia de representantes de 146 países y 119 organizaciones de la sociedad civil, el diplomático aseguró que esta segunda conferencia, que tuvo sede en Nuevo Vallarta, Nayarit ha marcado un punto de no retorno en los esfuerzos internacionales hacia el desarme nuclear.

Asimismo confió que durante la próxima cumbre, que se realizará en Austria, los grandes países que no participaron durante esta conferencia, formen parte de las discusiones que se estarán realizando con el objetivo de cumplir la meta del desarme nuclear.

Por su parte, el cofundador de Global Cero, un movimiento internacional que busca el desarme nuclear, Bruce Blair, aseguró que el desarrollo tecnológico de las armas nucleares ha generado una nueva ventana de riesgo que las hace más vulnerables a una detonación por algún ataque cibernético o hasta por el factor de error humano.

El también miembro del Consejo Asesor de Seguridad Internacional de la Secretaría de Estado de Estados Unidos, enfatizó que el incremento de recursos en el mantenimiento y modernización de los armamentos nucleares está generando un mayor riesgo de accidentes que sólo puede ser anulado con su total eliminación.

"La fragilidad del error humano es un elemento universal (...) Hay toda una cadena, todo un mundo de preguntas sin respuesta, muchos actores estatales y no estatales han creado falsas alarmas que podrían causar un lanzamiento accidental, incluso sería posible que los hackers lleguen a sus sistemas de lanzamiento o hasta tener acceso a las armas directamente", afirmó.

Durante su participación en la Conferencia aseguró que si bien con el fin de la Guerra Fría el riesgo de una ofensiva nuclear disminuyó de manera significativa, la proliferación de armas nucleares en una gran cantidad de países lo ha hecho más latente.

Por lo que aun cuando los gobiernos disminuyen los riesgos que existen por el mantenimiento de ojivas nucleares, hay un gran peligro latente de que los ataques cibernéticos puedan derivar en una detonación letal para la humanidad; lo que demuestra que la disuasión que se ha realizado no suple la necesidad de erradicar en su totalidad los armamentos nucleares.