“Soy el primero en admitir que aún hay grandes retos”

El titular del Ejecutivo federal destaca avances en el compromiso que asumió de recuperar la tranquilidad y reducir la violencia.
Estuvo en una comida con la comunidad judía.
Estuvo en una comida con la comunidad judía. (Jorge Carballo)

Naucalpan

En la lucha contra la delincuencia es claro que “no hay tregua” y “se aplica toda la fuerza del Estado y todo el peso de la ley”, afirmó el presidente Enrique Peña Nieto, quien dejó en claro que el objetivo de su administración para 2018 es que la nación tenga un rostro distinto al que recibió en 2012.

“Soy el primero en reconocer que el país aún tiene grandes retos en materia de seguridad y justicia, tanto estructurales, como consecuencia de la violencia del crimen organizado, como de otros factores. Sin embargo, hay avances importantes en el compromiso que asumí de reducir la violencia y recuperar la tranquilidad”, señaló.

Al término de una comida con la comunidad judía, acompañado por el gobernador del Estado de México, Eruviel Avila, y del presidente del Comité Central de la Comunidad Judía en México, Salomón Achar, el jefe del Ejecutivo admitió que a pesar de los avances que se han logrado en diversas materias, en estos dos años “no hemos llegado a la meta, pero tenemos una ruta marcada para seguir”.

Indicó que el cambio de México debe lograrse entre todos, porque la transformación de un país no depende de una sola persona ni de una sola autoridad, sino de conjuntar esfuerzos y de hacerlo de forma proactiva, positiva y constructiva.

“No faltarán los que quieran ser destructivos y a todo, ver quizá, un crisol o bajo una óptica negativa. Lo importante es encontrar la conjunción de esfuerzos de aquellos que quieran construir mejores espacios, mejores entornos, un clima de mayor armonía de convivencia social y que esto deriva y depende del esfuerzo compartido de sociedad y de gobierno”, expresó.

En el Centro Deportivo Israelita, Peña admitió que hay zonas donde persisten condiciones de inseguridad y violencia como Guerrero, Michoacán o Tamaulipas, “estamos abocados a erradicarlas para proteger a nuestra población”.

El Presidente comentó que para hacer frente a este panorama en el país se impulsaron 11 reformas estructurales y cambios que implicarán transformaciones de fondo en diversos ámbitos.