ENTREVISTA | POR JOSÉ ANTONIO BELMONT

Manuel Jiménez Director de Mensaje Gubernamental del Gobierno del Distrito Federal

El mensaje del actual jefe de Gobierno evita la confrontación y es el correcto, porque al ser la sede de los poderes la Ciudad de México no se puede mandar aisladamente, dice Manuel Jiménez, director de Mensaje Gubernamental del DF.

El priista que le redacta los discursos a Mancera

El funcionario calificó al Ejecutivo local como un hombre de izquieda, democrático y progresista.
El funcionario calificó al Ejecutivo local como un hombre de izquieda, democrático y progresista. (Nelly Salas)

México

El pasado 14 de marzo, Miguel Ángel Mancera aseguró que su “gobierno quiere dejar huella” porque en la capital hay una izquierda sin dueños y resaltó que la administración que encabeza “debe dialogar con todas las fuerzas políticas, con todas las autoridades, locales, estatales y federales”.

“No tengo confusión entre los valores políticos y las responsabilidades institucionales”, aclaró en el mensaje de los primeros 100 días de su gestión.

“La izquierda es una forma de independencia, nunca una atadura, es símbolo de libertad y debemos gobernar con ese ideario, con esa convicción progresista, pero sin distingos.”

Y es que el discurso de confrontación que en administraciones pasadas tuvo el Gobierno del Distrito Federal ha cambiado. Ahora es institucional, pero no ha perdido la ideología de la izquierda que gobierna la Ciudad de México desde 1997, cuando Cuauhtémoc Cárdenas se convirtió en el primer jefe de Gobierno.

Así lo aseguró Manuel Jiménez, el priista con 27 años de experiencia legislativa y de ideología masónica, quien es el encargado en la actual administración del Mensaje Gubernamental del Distrito Federal.

El funcionario sostuvo que a casi de un año del cambio de administración, el discurso de Mancera ha sido el correcto, pues consideró que el DF, al ser la sede de los poderes, no se puede gobernar “aislada”, por lo que incluso calificó de “importantísima” la relación con el Ejecutivo federal.

“La capital de la República no puede ser gobernada sin la colaboración del Poder Judicial y del Poder Ejecutivo, hay comunes denominadores en programas comunes.

“Somos una gran megalópolis, entonces el jefe de Gobierno y los gobernadores conurbados no pueden gobernar aislados, tienen que tener acuerdos con otros gobernantes aunque sean de otros partidos, bienvenida la democracia”, enfatizó.

El director de Mensaje Gubernamental del Gobierno del Distrito Federal afirmó que a pesar de esta situación, la ideología de izquierda en la Ciudad de México se ha mantenido en el discurso del mandatario capitalino, el cual incluye un equipo multidisciplinario encabezado por el propio Jiménez.

“Él (Mancera) se ha señalado desde su primer discurso como un hombre de izquierda, democrático, progresista, de avanzada e incluyente y lo señaló con toda claridad: el ser de izquierda quiere decir tener afinidad con los principios fundamentales de la Constitución, educación laica y democrática con la libertad de cultos y preferencias.”

Jiménez descartó que el hecho de ser un miembro activo del PRI afecte su función en el Gobierno del Distrito Federal, pues aseveró que él también comparte la ideología de izquierda, además de que, recordó, Mancera fue candidato ciudadano sin filiación partidista.

“Siempre he pertenecido a la corriente democrática de izquierda, progresista, de avanzada, aun en contra de corrientes reaccionarias, conservadoras que existen en el PRI; como en todos los partidos hay todas las visiones, pero yo he estado siempre en la izquierda.

“Mi función con el jefe de Gobierno es clara fue un candidato ciudadano, sin partido político y yo decidí que para la Ciudad de México era la mejor alternativa como Peña Nieto a nivel nacional; son los nuevos tiempos”, enfatizó.

No obstante, el funcionario capitalino descartó renunciar al Revolucionario Institucional por su actual cargo e incluso aclaró que cuando fue dirigente local del tricolor o presidente de la Comisión de Gobierno del Asamblea Legislativa tuvo buena relación con los integrantes de otros partidos.

“Seguiré estando en el PRI, fui su dirigente juvenil hace 40 años, su presidente en la ciudad, secretario general de la CNP, casi todos los cargos del PRI y ahí seguiré. Hay una concordancia de sus principios y valores con la izquierda democrática de otros partidos políticos.

Respecto a la logia masona a la que pertenece, Jiménez también deslindó una posible afectación en sus labores, pues “en la masonería hay perredistas, priistas, petistas, comunistas o gente sin partido, católicos, protestantes y agnósticos, lo que me da una visión muy plural”.

Incluso, dijo, ambas circunstancias le ayudan para su labor.

“Eso me hace mantener una actitud de serenidad, de prudencia en la búsqueda de comunes denominadores más que de confrontación, siempre he sido un hombre que busca tener los puntos de unión a favor de la Ciudad de México y dejar entre corchetes aquellos puntos en los que no acordamos algún aspecto específico, un proyecto o de una ley específica”, aseveró.

Respecto a los discursos, Jiménez dijo que Mancera da “las ideas rectoras, la orientación precisa sobre cada evento y su concepción sobre todos los temas” y el equipo de trabajo que encabeza ordena, sistematiza y programa el mensaje gubernamental.

Destacó que el jefe de Gobierno “es un hombre institucional y muy serio que no cae fácilmente en el discurso fácil en la descalificación”.

“Él lo ha señalado, no concuerda con mensajes de confrontación sino que básicamente como gobernante de la Ciudad de México para todos los partidos, para todas las expresiones políticas, el jefe de Gobierno es muy claro en sus expresiones”, destacó.