PRI propone eliminar 100 diputados y 32 senadores

La iniciativa de reformas constitucionales, presentada por el diputado Jorge Carlos Ramírez Marín, propone pasar de 500 a 400 diputados federales y de 128 a 96 senadores. 
Jorge Carlos Ramírez Marín, diputado federal del PRI.
Jorge Carlos Ramírez Marín, diputado federal del PRI. (Cuartoscuro )

Ciudad de México

Los diputados federales del PRI presentaron una iniciativa de reformas constitucionales para reducir de 500 a 400 el número de diputados federales y de 128 a 96 el de senadores, ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.

El proyecto prevé mantener los 300 diputados de mayoría relativa electos en igual número de distritos, pero disminuir de 200 a 100 los llamados plurinominales o de representación proporcional.

TE RECOMENDAMOS: PAN en San Lázaro propone plan de austeridad para poderes federales y estatales

La iniciativa propone desaparecer los 32 senadores plurinominales y mantener tres por cada entidad federativa, para un total de 96.

La iniciativa suscrita por los legisladores priistas César Camacho, Jorge Carlos Ramírez Marín y Enrique Jackson establece que 64 senadores serían electos por mayoría en cada estado y la Ciudad de México, mientras los restantes 32 corresponderían a la primera minoría en cada entidad.

TE RECOMENDAMOS: Diputados dicen adiós a bonos, celulares y viajes

Al presentar la propuesta en tribuna, Ramírez Marín llamó a una auténtica reforma del Congreso de la Unión:

“No caigamos en el simplismo de creer que recortar los viajes o recortar los seguros de vida es transformar al Congreso mexicano. Eso es responder a la coyuntura, eso es querer ponerse un traje que no le queda hoy a nadie en esta generación de políticos que ha visto pasar la transformación del país y no ha intervenido para hacer la transformación del Congreso, su real y auténtica transformación”, dijo.

El priista agregó que ya no comprensible un Congreso de este tamaño en un país con tantas desigualdades.

“No es comprensible que sigamos sosteniendo, para dificultar más el trabajo legislativo, una onerosa burocracia legislativa, cuando tenemos un país que exige acciones más rápidas, determinaciones más rápidas, legislaciones más eficientes”, dijo.

 

OVM