“Nuestras prestaciones, pocas frente a ganancias generadas”: Romero Deschamps

“Si bien tenemos prestaciones, éstas no son producto de negociaciones extrañas”.

Cosoleacaque, Veracruz

El líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) Pemex, Carlos Romero Deschamps, salió a defender al gremio que encabeza de las críticas de diversos sectores y apuntó que las prestaciones que tienen los trabajadores “no son producto de negociaciones extrañas” y representan una “diluida correspondencia” a los ingresos que generan al erario.

Durante su intervención en el acto conmemorativo del 76 aniversario de la expropiación petrolera, y ante cientos de agremiados que acudieron al festejo oficial, el también senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) habló confiado y presumió que lo logrado por el sindicato petrolero ha sido resultado de una lucha añeja y no dejarán que se pierda dentro de los vericuetos legales.

“Conviene aclarar hoy, que en tantas voces aparecen señalamientos a los petroleros, que si bien tenemos prestaciones y seguridad social, éstas no son producto de negociaciones extrañas, sino correspondientes a la lucha histórica del movimiento obrero en el mundo.

“Más sorprende cuando esas voces supuestamente progresistas se escandalizan, porque quienes mayor riqueza per cápita generan en este país, disfrutan de vacaciones, aguinaldo o servicios de salud, en diluida correspondencia a los ingresos que generan al erario”, expresó el líder sindical.

“Ya tratándose de datos —agregó Romero Deschamps— también es importante aclarar que contrario a lo que se destaca en muchos medios, el costo real de la nómina de los petroleros mexicanos es mucho menor comparada con la de las empresas internacionales, que solo basta hacer esa comparación en condiciones de igualdad y no interesadas para confirmarlo.

PORRAS A “DON CARLOS”

El dirigente petrolero reclamó también que “curiosas voces que se indignan porque con un apoyo mínimo de Pemex, mediante el esfuerzo de la organización sindical, se han construido casi 23 mil viviendas en todo el país para cumplir con una obligación que, por cierto, es del patrón, en cambio ven con sorprendente naturalidad que durante casi 10 años la empresa no había entregado una sola casa construida a sus trabajadores”.

Cada una de las palabras del legislador tricolor fue celebrada por los trabajadores sindicalizados que se desvivieron en porras y vítores a “Don Carlos”, aún por encima de las que merecieron el Presidente de la República y los siete gobernadores presentes en la conmemoración petrolera.

Los trabajadores no bajaron el ritmo a lo largo de todo el acto; cada vez que había una mención del dirigente se levantaban de sus asientos, lo que provocó que los discursos se extendieran casi el doble de tiempo del previsto.

En su intervención, Romero Deschamps también insistió en aumentar los derechos y el acceso de los trabajadores a estímulos y prestaciones.

Reclamó que algunos de los contenidos de la ley eran peticiones hechas por el gremio desde hace años, que nunca fueron atendidas.

“Lamentable sería, pensamos, que ese menosprecio se debiera a que provenía de la voz de los trabajadores y no de algún académico o personaje político”, dijo.

Romero Deschamps aseguró también que a los petroleros no les preocupa “el reto que la industria enfrentará por estas nuevas condiciones. Por el contrario, a lo largo de los años hemos sido capaces de corresponder con capacidad y eficiencia a las nuevas realidades de Pemex”.

El legislador priista agregó finalmente que a este nuevo escenario que el Congreso de la Unión ha creado para la empresa a través de la reforma recientemente aprobada, que implica fundamentalmente competir en las diferentes vertientes de la industria con otras empresas interesadas en participar, “los petroleros mexicanos responderemos como siempre lo hemos hecho: con mayor dedicación y más esfuerzo”.