Se preparan para deportaciones masivas en NL

La legisladora priista, Rosalva Llanas, indicó que el problema se tiene que atender desde diversos frentes como la legislación, asociaciones civiles, instancias gubernamentales, y casas del migrante.
La diputada priista convocó a una mesa de trabajo con el Instituto Nacional de Migración y cónsules de países del Caribe y Sudamérica.
La diputada priista convocó a una mesa de trabajo con el Instituto Nacional de Migración y cónsules de países del Caribe y Sudamérica. (Foto: Especial)

Monterrey

Ante las posibles deportaciones masivas por la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, la diputada del PRI, Rosalva Llanes, convocó a una mesa de trabajo este lunes 23 de enero con el Instituto Nacional de Migración y cónsules de países del Caribe y Sudamérica para establecer mecanismos de respuesta.

La presidenta de la Comisión Especial de Asuntos Migratorios recalcó que existe un flujo creciente de migrantes que pasan por Nuevo León para llegar a Estados Unidos, por lo que se tienen establecer acciones contundentes para garantizar a los connacionales deportados y migrantes un trato digno.

Rosalva Llanes explicó que el problema se tiene que atender desde diversos frentes como la legislación, las asociaciones civiles, las instancias gubernamentales, las casas del migrante e incluso la iglesia.

"Este lunes iniciamos los trabajos conjuntos para colaborar con el Instituto Nacional de Migración y cónsules de Ecuador, El Salvador, Honduras, Cuba y Guatemala, estos últimos cuatro, que son los que más relación tenemos por el flujo migratorio, ya que hemos experimentado en los últimos años que desde el 2013 a la fecha se ha triplicado aquí en Nuevo León.

"Queremos iniciar un equipo de trabajo (...) para armar junto con los cónsules, el Instituto Nacional de Migración y el Poder Legislativo, diseñar una agenda de trabajo conjunta, para fortalecer por un lado, la legislación estatal de atención a migrantes y respeto a sus garantías individuales, por otro lado establecer mecanismos de atención ciudadana hacia estas personas", comentó.

Estas acciones, dijo, se hacen como medida de prevención pues financieramente hablando no es conveniente para el país vecino deportar a los aproximadamente 11 millones de mexicanos que viven de manera ilegal, ya que el costo para repatriar a alguien es de 3 mil dólares.

Sin embargo, admitió que las medidas migratorias hacia la Unión Americana se endurecerán a raíz de la situación política, por lo que algunos migrantes deberán permanecer en el estado durante un tiempo indefinido.

"Solicité la creación de una comisión especial para tratar asuntos migratorios, previendo la llegada de una posible repatriación de nuevoleoneses a partir de la toma de posesión de este nuevo Gobierno en los Estados Unidos y por otro lado, el aumento de migrantes centroamericanos que toman la ruta Nuevo León para llegar al país vecino y se puede complicar.

"Es por eso que estamos trabajando de la mano con los cónsules, ya que este flujo ha aumentado con el paso de los años y se espera siga la tendencia", mencionó Rosalva Llanes.

KDSC