Quién es quién hacia la gubernatura

Margarita Arellanes y Felipe de Jesús Cantú, del PAN; así como Ivonne Álvarez, del PRI, son los aspirantes que buscarán la gubernatura de Nuevo León.
La Confederación pide que aspirantes hagan públicas sus declaraciones patrimoniales y fiscales.
Margarita Arellanes (PAN), Ivonne Álvarez (PRI) y Felipe de Jesús Cantú (PAN). (Especial)

Monterrey

Tras echar mano de distintos esquemas de selección, las dos principales fuerzas políticas en Nuevo León, el PRI y el PAN, dieron pie al proceso para definir a quien las representará ante el electorado en la contienda por el Poder Ejecutivo nuevoleonés. A continuación, un breve perfil de cada uno.

Margarita Alicia Arellanes Cervantes

La precandidata del Partido Acción Nacional (PAN) a la gubernatura de Nuevo León deberá ganarse tanto la confianza de los militantes como de los ciudadanos, ante el golpeteo político y las controversias que ha atravesado desde que asumió la presidencia municipal de Monterrey en 2012.

La alcaldesa con licencia era prácticamente una desconocida antes de saltar a los panorámicos que la anunciaban como la primera alcaldesa de Monterrey; su candidatura fue el resultado de un sinfín de amarres entre distintos grupos de Acción Nacional en 2012.

Como delegada de Desarrollo Social, Arrellanes fue cuestionada por legisladores y munícipes del PRI por presuntamente apoyar en mayor medida a los ayuntamientos gobernados por su partido.

Como candidata a la alcaldía, su popularidad creció en cuestión de semanas y derrotó a su oponente Felipe Enríquez por más de 12 puntos porcentuales. Su llegada al poder coincidió con la creación de una nueva corriente dentro del panismo nuevoleonés, la llamada "División de Norte", dirigida por el cabildero panista por excelencia José Serrano, a quien se le relacionó con casineros.

A Arellanes se le señaló como candidata a la gubernatura incluso desde su toma de protesta como alcaldesa de Monterrey, siendo el ex dirigente Gustavo Madero Muñoz su principal propulsor.

Ivonne Liliana Álvarez García

La precandidata del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la gubernatura estudió la Licenciatura en Derecho y Ciencias Jurídicas en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), igual que Arellanes Cervantes.

Álvarez García pasó por las cámaras de MULTIMEDIOS Televisión, al formar parte de un programa grupero como edecán y comentarista. Posteriormente fue diputada local de la LXX Legislatura del Congreso del Estado en el periodo 2003-2006, desempeñándose como presidenta de la Comisión de Equidad y Género.

Durante el mandato de Cristina Díaz Salazar en Guadalupe, fue directora general del DIF municipal; fue su sucesora, y fue cuestionada por el endeudamiento que dejó a su sustituto, el cual ascendió hasta los 844 millones de pesos.

En enero de 2012 renunció a su cargo sin haber concluido su periodo de gestión, y participó como candidata a una senaduría por Nuevo León. No obstante, un Tribunal Colegiado la obligó a regresar a su cargo dos meses después, tras los amparos interpuestos por tres ciudadanos, quienes le demandaban cumplir con su mandato constitucional, a lo que ella no obedeció. El 28 de marzo, el Tercer Tribunal Colegiado le dio la orden nuevamente para volver a la alcaldía. Al final la suspensión definitiva fue negada por el juez federal.

La priista logró el triunfo y se desempeñó como senadora hasta el 7 enero, cuando solicitó licencia para ser considerada como aspirante a la gubernatura del Estado. Este lunes fue elegida como la candidata al Ejecutivo estatal por el PRI.

Felipe de Jesús Cantú Rodríguez

Su primer cargo público fue como regidor en la administración del último priista de esa era que gobernó Monterrey, Sócrates Rizzo García, en 1991.

Tres años después fue coordinador de los diputados locales de Nuevo León; tenía un año de haber sido dirigente municipal de su partido en Monterrey y formaba parte del Comité Ejecutivo Nacional y fungía como consejero.

Cantú Rodríguez tiene 48 años y estudió Ciencias Jurídicas en la Universidad Regiomontana.

De la Cámara local pasó a la federal en 1997, cargo que dejó inconcluso cuando se postuló para la alcaldía de Monterrey. En la LVII Legislatura Federal fue secretario de la Comisión de Vigilancia de la Contaduría Mayor de Hacienda.

Hacia el 2000 fue el tercer alcalde panista al hilo en gobernar Monterrey. Enfrentó varios conflictos respecto a su plan de Desarrollo Urbano, como la concesión del cauce del río Santa Catarina a una empresa de entretenimiento. Además abrió una nueva vialidad en medio de dos de los más tradicionales panteones de la ciudad, por lo que fue severamente criticado. Su administración planteó combatir los giros negros y regular la prostitución, por lo que se caracterizó por constantes redadas en bares, sobre todo en el centro de la ciudad.

Fue nuevamente diputado federal en la LXI Legislatura, donde fue presidente de la Comisión de Energía.

Estuvo un par de años fuera del escenario político hasta que "volvió a la carga" con sus intenciones de contender por la gubernatura del estado.