PRD dará giro en relación con el Ejecutivo: Navarrete

La dirigencia nacional del PRD instruyó a los senadores de su bancada a adoptar la postura de una izquierda opositora, sin cercanías con el gobierno que la debilite frente a sus electores.
La dirigencia nacional del PRD anunció que dará un giro en su relación con el Ejecutivo.
La dirigencia nacional del PRD anunció que dará un giro en su relación con el Ejecutivo. (Tomada de Twitter / @SenadoresPRD )

Ciudad de México

La dirigencia nacional del PRD anunció que dará un giro en su relación con el Ejecutivo e instruyó a los senadores de su bancada a adoptar la postura más enérgica, de una izquierda opositora, sin cercanías con el gobierno que la debiliten frente a sus electores.

Al acudir a la inauguración de la séptima reunión plenaria de los senadores del PRD, el presidente Carlos Navarrete, anunció también que construirán una reforma fiscal acotada, que no sea suicida para las arcas nacionales ni ponga en riesgo los ingresos fiscales, por lo que no se beneficiará a los ricos con cambios al ISR.

A menos de un mes de dejar la presidencia del partido, y ante los senadores encabezados por el coordinador Miguel Barbosa, Navarrete Ruiz reconoció que la izquierda esta fracturada y el PRI pretende capitalizar esta situación con miras al 2016 y 2018, por lo que sostuvo que la restructuración y revisión en el PRD es urgente.

Aseguró que la voluntad de cambio de la actual dirigencia no es cosmética o simulada y puso énfasis en la decisión del Consejo Nacional, de adoptar una actitud distinta con el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, porque el partido atraviesa por muy malos momentos.

Aseveró que el PRD está en un proceso de transformación que no es una maniobra y entre los nueve puntos aprobados por el máximo órgano de dirección, como lo es el Consejo Nacional, se acordó dar un giro en su comportamiento electoral.

“Hay una decisión de caminar en nueve puntos, en muchos temas, el primero de los cuales es la posición política del PRD frente al gobierno que conduce el país, y es un tema que tenemos que platicar conjuntamente con ustedes y con los diputados federales”.

“¿Qué comportamiento debe tener el PRD en los próximos tres años después del primer trienio de este gobierno que está frente de México? Y hay una caracterización, el PRD tiene que anclarse en una posición claramente de izquierda opositora, claramente de izquierda opositora. Estar cerca o parecer que estamos cerca de la conducción de este gobierno debilita nuestra posición frente al electorado, no contribuye con el país, nos quita autoridad para poder señalar un conjunto de medidas que México requiere”.

No obstante, aclaró que este viraje no implica ser una izquierda irresponsable, del no permanente, no constructora, pues ha acreditado que es una una izquierda que propone, que construye, que debate, que entra a los temas, pero claramente ubicados en una posición política.

En cuanto a la reforma fiscal, expresó que frente al “lunes negro” que vive hoy el mundo con la caída de las bolsas de valores y la depreciación del peso, el PRD está preocupado y tiene que presentar una propuesta alejada del discurso de la derecha.

“La Reforma Hacendaria debe ser revisada, sí, pero les quiero poner un punto de referencia, hay que revisar los impactos en la clase media, hay que revisar los impactos en los micro o los pequeños empresarios, los pequeños contribuyentes, pero ojalá no caigamos en la tentación de la presión de revisar en conjunto la reforma para una contrarreforma”.

Hizo notar que el 1 por ciento de la población está muy molesta porque ahora paga hasta el 35 de ISR y quisiera una regresión, pero no hay que caer en el discurso de la derecha de “hay que bajar impuestos o hay que facilitarle a las empresas, porque ese sector que concentra la riqueza del país debe pagar más.

Por ello, dejó en claro que el PRD sí quiere reforma fiscal, pero “sólo lo que afecta a pequeños contribuyentes y a sectores de clase media. A los de altos ingresos el PRD debe decir: “No, no”, porque además, combinado con la caída del ingreso petrolero, sería suicida para el Estado mexicano disminuir sus ingresos vía fiscales perdonándoles las tasas a los de más ingresos en el país. Son temas que el Grupo Parlamentario va a tener que discutir”.