Toman perredistas tribuna; no logran frenar la sesión

Diputados del PRI y del PVEM se instalaron como una valla humana en el presidium, para evitar la irrupción de otros representantes de las izquierdas.

Ciudad de México

La Cámara de Diputados declaró un receso por falta de quórum en su sesión extraordinaria y quince minutos después reinició los trabajos, pero un grupo de legisladores perredistas tomaron la tribuna, entre ellos Socorro Ceseñas, Carlos Reyes Gámiz y Carlos de Jesús, sin lograr la interrupción de la sesión.

Más de medio centenar de legisladores priistas y “ecologistas” se instalaron a su vez como una valla humana en el presidium, para evitar la irrupción de otros representantes de las izquierdas.

El diputado presidente José González Morfín decidió continuar la sesión, con la participación de oradores desde sus curules.

Durante la votación de las mociones suspensivas presentadas por legisladores del PRD, Movimiento Ciudadano y PT, el tablero electrónico registró la asistencia de solo 246 de los 500 diputados federales, es decir, cinco por debajo del mínimo legal.

La agenda de la sesión de este viernes en la Cámara de Diputados prevé la discusión y votación de los dos últimos dictámenes de la legislación secundaria en materia energética: uno, con los nuevas las leyes de Ingresos por Hidrocarburos y del Fondo Mexicano del Petróleo; el otro, con reformas a las leyes Federal de Presupuesto y General de Deuda Pública.

Transcurría apenas la primera hora de la sesión extraordinaria, cuando el diputado presidente José González Morfín sometió a votación a mano alzada las mociones suspensivas, pero las bancadas de las izquierdas cuestionaron el resultado y la Mesa Directiva accedió a abrir el sistema electrónico “para no dejar ninguna duda”.

Sin embargo, el número de diputados presentes en el pleno era mínimo, mientras los legisladores que entraron literalmente corriendo al salón no fueron suficientes para sumar el número mínimo de 251.