PRD va por reducción de pensiones para ex presidentes

Las prestaciones y servicios de los ex presidentes cuestan anualmente 41.6 mdp, de los que 7.4 mdp corresponden al pago de pensiones, dijo el diputado Francisco Martínez Neri. 
Los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo renunciaron a su pensión vitalicia.
Los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo renunciaron a su pensión vitalicia. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

La fracción del PRD en la Cámara de Diputados propuso una iniciativa de Ley de Retiro para los ex Presidentes de la República, con el fin de acotar las pensiones, así como los apoyos “discrecionales y ofensivos” que año con año se otorgan a los ex mandatarios y a sus familias.

Las prestaciones y servicios de los ex presidentes cuestan anualmente al erario 41 millones 600 mil pesos, de los que 7 millones 400 mil pesos corresponden al pago de pensiones, precisó Francisco Martínez Neri, coordinador de la bancada perredista.

TE RECOMENDAMOS: ¿Qué es y qué ex presidentes reciben la pensión vitalicia?

Martínez Neri dijo que los ex presidentes de México cobran una pensión equivalente al sueldo de un secretario de Estado, además de recibir otros beneficios como el pago de bonos, aguinaldos, compensaciones, escoltas, servicio telefónico y automovilístico tanto para los ex mandatarios, como para sus respectivas esposas e hijos.

Martínez Neri detalló que esas pensiones son 54 veces mayores a la pensión promedio de los trabajadores del IMSS y si bien puede justificarse la existencia de un régimen especial, lo que es inaceptable es la discrecionalidad y el dispendio de este sistema.

“De ninguna manera se busca conducir a los ex presidentes a una condición que ponga en juego su integridad, pero sí se plantea que, con transparencia y en un marco de respeto a la ley, se les den apoyos y recursos suficientes, sin necesidad de utilizar criterios discrecionales u ofensivos para millones de jubilados y pensionados que subsisten en la pobreza”, puntualizó.

TE RECOMENDAMOS: Calderón dona a fundación su pensión de ex presidente

El legislador perredista recordó que lógica del otorgamiento de esos beneficios es que los ex jefes del Estado mexicano difícilmente podrán desempeñar servicios profesionales y deben ser retribuidos por los servicios prestados a la Patria.

Lamentablemente, dijo, estos principios contrastan con el ejercicio presidencial, caracterizado por los excesos del poder.

Insistió en que el régimen de retiro de los ex mandatarios contrasta con los tres millones 382 mil pensionados del IMSS que reciben un promedio de 3 mil 777 pesos por cesantía en edad avanzada.

“La realidad de los pensionados y jubilados de nuestro país es de precariedad y carencias. Las pensiones se encuentran por debajo de un nivel de subsistencia mínimo y los servicios de salud y protección social son insuficientes y de baja calidad”, agregó.

Martínez Neri calificó por ello de ofensiva e inaceptable la existencia de pensiones y apoyos de privilegio, habiendo tanta desigualdad y necesidades en las instituciones de seguridad social.




OVM