Abrirse a la portación legal de armas, sugiere experto

La medida beneficia a grupos como la población en pobreza extrema, asegura John Lott.
El autor del libro "Más armas, ¿menos crímenes?", en entrevista con MILENIO.
El autor del libro "Más armas, ¿menos crímenes?", en entrevista con MILENIO. (Octavio Hoyos)

México

La criminalidad en el país y la ausencia de una garantía de seguridad para los ciudadanos colocan a México en un buen momento para analizar la portación legal de armas para la autoprotección, consideró John Lott, analista político estadunidense y defensor del uso de armas.

En entrevista con MILENIO, el autor del libro Más armas, ¿menos crímenes?, explicó que es natural que exista un debate sobre permitir que la población pueda portar armas en sus negocios o vehículos; sin embargo, recomendó que la discusión se centre en analizar las experiencias exitosas en otros países, por ejemplo Estados Unidos.

“En el debate para el control de armas es fácil hablar de lo que podría salir mal, pero no se tiene que adivinar, hay muchas experiencias en varios países que se pueden considerar.

“Por ejemplo, si ha funcionado en Estados Unidos, ¿por qué no creer que en México también? Ya que el sistema no ha funcionado pueden no hacerlo como una ley federal, sino por estados y ver cómo va resultando. Se podría permitir que los diferentes estados del país lo experimenten, se realicen leyes locales, algunos estados tienen altos niveles de criminalidad, es obvio que el sistema falló, ¿qué pueden perder si le dan a la gente la oportunidad de defenderse por sí mismas?”, cuestionó.

Lott forma parte de los invitados al foro convocado por el senador Jorge Luis Preciado para analizar el uso de armas, titulado “Análisis sobre la iniciativa de reforma a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos. En defensa propia”, que se realizará hoy en la sede del Senado.

El investigador estadunidense señaló que en su país existió gente que se oponía a la portación de armas para la autoprotección con el argumento de que los permisos provocarían que las personas se dispararan entre sí, ocurrieran tiros accidentales y suicidios, no obstante, sostuvo, eso no ocurrió.

Recalcó que no puede existir un policía por cada ciudadano y advirtió que la iniciativa beneficiaría a la población en pobreza extrema, mujeres, así como otros grupos vulnerables.

REPROCHA REGULACIÓN

Aunque México y Estados Unidos poseen procesos históricos distintos, advirtió Lott, la regulación estricta en nuestro país no ha demostrado ser la solución, ya que los niveles de criminalidad permanecen y no permite, dijo, que la gente buena pueda protegerse.

“Si ven la historia de México de 1960 a 1972 los homicidios descendieron en el país, en 1972 comenzaron a aumentar y fue justo cuando comenzó una regulación muy estricta. Entonces nos debemos preguntar ¿Por qué creemos que la ley de 1972 dio mayor seguridad a la gente?”, expuso.

En Estados Unidos, la segunda enmienda a la constitución de ese país establece el derecho a la posesión de armas y son nulas las limitaciones para portarlas.

Por ello, en esa nación, explicó Lott, la policía respalda de manera firme que los ciudadanos puedan tener armas en sus casas para defenderse.

Dijo que aún teniendo una rápida respuesta de la policía, como ocurre en aquel país donde demoran hasta ocho minutos para llegar a la escena del crimen, es imposible evitar las tragedias o los delitos, por lo que un arma puede hacer la diferencia para los ciudadanos.

“Una mujer que va a ser violada, ¿debe decirle al violador que espere en lo que llama a la policía?, ¿si eres robado, le puedes decir al ladrón que espere en lo que llamarás a la policía? Eso es imposible. La policía es importante, pero aun cuando tienes un gran presupuesto ni problemas de corrupción como en Estados Unidos, aún con eso debes tener gente que se pueda defender por sí misma”, señaló.

Rechazó que deba existir una preocupación si por “accidente” un arma es disparada y menores de edad resultan heridos. La incidencia de estos casos, dijo, es menor.

—¿Una iniciativa de este tipo no podría alentar el mercado ilegal o el trasiego de armas? —se le preguntó.

—México ya tiene un mercado ilegal de armas. Lo único que pasa por no permitir el acceso a armas es que los buenos ciudadanos no tengan acceso a éstas y no puedan defenderse, porque los criminales siempre seguirán teniendo opciones para conseguirlas —acotó.

CONFÍA EN AVANCE

El senador panista Jorge Luis Preciado confió en el avance de sus iniciativas de reformas constitucionales y a la Ley Federal de Armas y Explosivos para permitir que los ciudadanos puedan estar armados no solo en su domicilio, sino en negocios y vehículos.

Señaló que con el foro que se celebrará este miércoles a las 10 horas en el Senado arrancará la discusión en diferentes estados para confrontar ideas sobre la pertinencia de la iniciativa.

Además de los senadores, también participarán el Observatorio Nacional Ciudadano, Causa en Común, Alto al Secuestro, el actor Erick del Castillo y la organización México Armado, entre otros.

Advirtió que continúa la recolección de firmas para impulsar una iniciativa ciudadana sobre la materia y que el Senado se pronuncie sobre lo que consideró el derecho a la legítima defensa.

El artículo 10 constitucional establece que los habitantes del país tienen “el derecho a poseer armas en su domicilio, para su seguridad y legítima defensa”, excepto las de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Preciado propone modificar ese derecho para que las personas puedan poseer armas en su domicilio, negocio mercantil o automóvil particular.