• Regístrate
Estás leyendo: Porque se puede
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 20:11 Hoy

Porque se puede

Tres características hacen de la corrupción un tema difícil de abordar. Es mucho más fácil describirla que definirla. Es más fácil esconderla que exhibirla y es más fácil exhibirla que probarla.

Publicidad
Publicidad

La corrupción es sistémica no sólo porque está en todas partes –sector público, sector privado, ciudadanía– sino porque es parte de la forma de operar del entramado institucional público y privado. Es, por decirlo de alguna manera, un modo de vida: permea casi la totalidad del cuerpo político y, también, el social. No se trata sólo de actos de corrupción cometidos por individuos aislados. La corrupción alcanza el nivel de norma social: de una creencia compartida de que usar el cargo público (o la posición de poder en caso de los privados, agregaría yo) para beneficiarse a sí mismo, a los familiares o a los amigos es un comportamiento generalizado, esperado y tolerado de una conducta individual.

Lee el texto completo aquí.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.