“Los políticos abaratan las candidaturas independientes”: Jorge Castañeda

El ex canciller presentará su libro ‘Solo así: por una agenda ciudadana independiente’ hoy a las seis de la tarde en el Club de Industriales, acto al que lo acompañarán el periodista Héctor ...
Hay gente que utiliza el modelo como un elemento de presión, ese no es mi enfoque, explica.
Hay gente que utiliza el modelo como un elemento de presión, ese no es mi enfoque, explica. (Javier Ríos)

En medio de los próximos comicios y en la antesala de la elección presidencial de 2018, Jorge Castañeda promueve su libro Solo así: por una agenda ciudadana independiente, que busca ser una guía para las personas que desean participar en la política sin los partidos y no desfallecer en el intento.

En entrevista, el ex canciller de México aseguró que actualmente hay actores políticos que han comenzado a utilizar las candidaturas independientes como una forma de presión para consolidarse como los abanderados de sus respectivos partidos, lo que calificó de “abaratar” ese mecanismo de participación ciudadana.

¿Este libro es la plataforma política de Jorge Castañeda para 2018?

Es la plataforma de quien quiera usarlo, para eso son los libros; son de quien los quiera agarrar. No hay ideas de gran originalidad aquí, quizá lo distinto es cómo reagruparlas y engarzarlas.

“En mi caso, estoy en esta especie de compás de espera o de trabajo exploratorio para ver si funciona, es decir, si las ideas son bien recibidas. Yo les estoy diciendo: vean, aquí tienen una oferta; digan si les gustan o no las ideas.

“El problema es que al día de hoy solo ha alzado la mano Pedro Ferriz, quien  tiene el gran mérito de hacerlo. Pero a lo mejor soy un pésimo candidato, el problema es que si soy el único, ya no soy tan pésimo, aunque no me gustaría que fuera así.”

¿Esto quiere decir que no descarta que pueda apoyar a otro candidato independiente?

Por supuesto, para mí incluso sería lo más deseable, porque me parece que debe haber gente que sea más representativa y más a tono, pero eso a veces sucede y a veces no. A mí me gustaría que hubiera alguien distinto, pero si no se puede, pues no se puede.

“Yo apoyaré a cualquiera que esté de acuerdo con lo esencial de esta agenda, no tiene que ser con cada uno de los detalles; también apoyaré a alguien en el entendido de que es un candidato independiente y que quiere serlo, no que está usando la idea de la independiente para presionar a su partido para que lo hagan candidato.”

¿Muchos de los que están dentro del sistema de partidos hablan de postularse como independientes?

Eso no me parece, a mí no me convence. Es jugar dos pistas; si está uno convencido de todo eso, entonces ni te planteas ir por un partido, porque lo primero que tienes que conocer es que no vas a cambiar las cosas si vas por un partido.

“Claro que si lo que quieres es ser presidente a toda costa y te da lo mismo cómo, en efecto vas a escoger la mejor vía y es posible que para algunos sea la de un partido, y para otros que vean las encuestas, prefieran más ir por el camino independiente.”

¿Qué habrá que esperar?

Habrá que ver las posiciones que asumen, hay algunos a los que simplemente no les creo. Si Margarita (Zavala) tiene una ventaja dentro del PAN, no veo por qué tendría que abandonarla si ya la tiene amarrada con su partido, es una hipótesis que no es viable.

“Pero hay gente que la está utilizando (la candidatura independiente) como elemento de presión, y ese no es mi enfoque. No los veo como un instrumento personal para obtener algo.”

¿Esto podrá demeritar la figura de candidatos independientes?

No, pero puede abaratar un poco la marca. Puede complicarse en la medida en que la gente la utilice de esa manera. Depende de las razones que cada quien tenga y pueden ser diferentes a las mías, así que será la gente quien diga que sí se trata de una convicción o de un instrumento para lograr otra cosa, como la candidatura de un partido.

¿Ve a alguien en el panorama que podría llegar a 2018 como independiente? 

Jaime Rodríguez Calderón más o menos lo ha dicho y las encuestadoras lo han incluido. Yo creo que él es muy sincero cuando dice que quiere ser (candidato a la Presidencia) y hasta ahora no hay ninguna razón para que se crea que no es un buen candidato; sin embargo, de hoy a cuando tenga que renunciar para lanzarse, por ahí de octubre de 2017, habrá que ver cómo le está yendo a Nuevo León y si puede hacer campaña para gobernador. 

¿Cuál sería la aportación de Castañeda con este libro en todo este contexto electoral?

Este libro salió a tiempo y puede ser útil para muchas candidaturas, desde una presidencia municipal hasta una gubernatura en la medida de que, entre otras cosas, presenta un alegato en su favor y trata de rebatir las objeciones que muchos han hecho.

“Para 2018 este libro es un llamado a hacer un balance, y a partir de ello, reconocer que no es posible cambiar el sistema de partidos que tenemos y obligarlos a transformarse, transparentarse y ser honestos.

“Eso solo se puede hacerse desde fuera de los partidos, fuera de la partidocracia, aunque no fuera del sistema. De ahí se desprende que debe haber una candidatura independiente donde lo mejor será la agenda que impulse y que en mi libro trato de agrupar en eliminar la impunidad, quitarle el dinero a los partidos, reagrupar los spots, establecer la segunda vuelta y reducir el número de diputados y senadores plurinominales. Esta es una agenda que veo difícil que la agarren los partidos, porque los afecta.”

El descontento de la ciudadanía es evidente, ¿cuál será la importancia de los candidatos independientes en las contiendas electorales? ¿Cuál es el reto?

Se debe atacar desde el sistema del país, pero no desde dentro de la partidocracia y de la clase política, sino desde una agenda ciudadana.

“Hay varios tipos de candidatos independientes, no hay ninguno moralmente superior al otro, tanto los recién salidos de sus partidos, y que no tiene nada de malo eso, como los que nunca han estado en ellos.”

¿Puede ser el fin de los partidos?

No, por lo menos por ahora. Democracia representativa sin partidos y ni siquiera sería el fin de éstos, pero sí puede obligarlos a cambiar.