ENTREVISTA | POR HÉCTOR GONZÁLEZ

Demetrio Sodi de la Tijera Político

A lo largo de su carrera militó en los principales partidos políticos de los cuales siempre salió por no "alinearse", dice.

“Un político honrado no puede ahorrar mucho”

Sodi
Sodi (Paola García )

México

¿Ha sido parte de PRI, PAN y PRD? ¿Es hombre de ideología indefinida?

Los partidos te exigen una disciplina que no estoy dispuesto a conceder. Se mueven por sus intereses, no necesariamente los del país. Mi salida del PRI fue por su oposición a la transformación democrática del país. Lo mismo sucedió en el PRD. Nunca me afilié al PAN porque Calderón me pidió que rectificara mi posición sobre el aborto. No he cambiado de ideología pero no estoy dispuesto a vender mi voto.

¿Extraña los puestos públicos?

Sí, claro, trabajé 37 años en el gobierno. Me tocó planear las tiendas Conasupo. Yo hice las primeras 17. Creo que soy de la gente que participó en la construcción democrática del país.

¿Siempre ha sido indisciplinado?

Mi padre fue un gran médico, el más grande cardiólogo de este país, y aun así se confrontó con sus colegas por defender sus ideas. Él nos enseñó a luchar por lo que pensamos. No soy indisciplinado, me disciplino con el país no con los partidos.

Tiene un rancho, abrió un invernadero. Le gusta la vida de campo...

Sí, hace unos años vi que mi vida política estaba terminando y no tengo ahorrado nada, por eso monté el invernadero. Los jueves me voy a Valle de Bravo a trabajar.

¿Por qué no ahorró, si los políticos ganan bien?

Porque no alcanza. Como delegado ganaba 63 mil pesos libres y los gastos son muchos. La colegiatura de mi hijo en la Iberoamericana es de 19 mil, más todo lo demás... no rinde. Un político honrado no puede ahorrar mucho.

Además fue senador y ganaba 100 mil pesos más bonos...

No crea, como senador ganaba 100 mil pesos libres.

Perdón pero en un país con 60 millones de pobre, eso es mucho dinero.

De acuerdo, se gana más que el promedio. Pero alcanza para comprar una casa, no más. A veces dan para gastos, algunos se lo quedan y otros lo usan para lo que se pide. Yo mandaba hacer estudios que yo pagaba. Ahorrando 30 mil pesos al mes apenas alcanza para una casa tras seis años de trabajo. Dicen que un político pobre es un pobre político, yo digo que un político rico es un ladrón. Ahora vivo bien pero dependo de mi jubilación, que es de 38 mil pesos al mes.

¿Se siente viejo?

Para nada. Fisicamente no tengo ninguna limitación, lo veo con el jaialai. Juego con gente de 45 o 50 años, así que estoy bien, aunque hace poco por descuidado me hicieron pedazos la cara.

¿Es nostálgico?

No. Estoy satisfecho con mi vida, espero tener un ingreso razonable para poder viajar. Durante mi época de funcionario casi no viajé, desde hace 40 años no voy a Europa.

¿Se arrepiente de algo?

Siempre me pregunto si de haber votado de otra manera en temas como las privatizaciones, podría haber alcanzado puestos políticos más altos. Dicen que me salí por oportunista, pero fue al contrario.