“La política debe cambiar de ritmo, no de música”

Asegura que las alianzas con otros partidos se dieron porque “nadie tiene la verdad absoluta y hay que construir entre diferentes”; llama a avanzar rápido y ser valientes, como su ídolo Joan ...
Gustavo Madero, líder nacional del PAN
Gustavo Madero, líder nacional del PAN (Héctor Téllez)

México

En medio de la crisis interna que vive el PAN por el relevo de su dirigencia, Gustavo Madero, presidente nacional del partido, platicó con MILENIO sobre su vida y la política, pero haciendo una analogía con la obra del cantautor español Joan Manuel Serrat, quien lo marcó con “Cantares”.

¿Por qué Joan Manuel Serrat?

Es un cantante mío, de mi esposa y de toda mi generación.

¿A quién defiende Gustavo Madero?

Creo que hay que defender nuestras raíces, nuestra historia, pero también en un mundo donde se abre, se comunica, se enriquece con visiones de otras culturas.

Creo que esa visión que tiene Serrat de defender mucho la lengua catalana, que es un valor muy fuerte, también hay que combinarla con lo que él mismo tiene, que es salir al mundo y enriquecerte de otras propuestas, no nada más de tu terruño.

Él incorpora y populariza a grandes poetas, los musicaliza y los hace accesibles a quienes no los conocíamos; a León Felipe, a Miguel Hernández, a tantos actores que permite darlos a conocer a una generación de personas que estábamos creciendo.

Entonces es una mezcla de defender tus raíces, pero al mismo tiempo en un mundo más globalizado y hay que tener equilibro, no irte no más para un lado, encerrarte en tu concha, sino reconocer que el mundo es amplio y ajeno, como decían por ahí.

¿Te falta regresar a los orígenes del PAN? ¿Por qué tener alianzas políticas?

El PAN debe saber que seguir siendo tú mismo, honrar tu pasado, tus orígenes, en un mundo donde la pluralidad es la definición, nadie tiene la verdad absoluta.

Debemos tener la humildad de saber construir entre los diferentes y reconocernos los diferentes, cada quien defendiendo sus ideas, sus principios, pero encontrando puntos comunes, porque si no valió gorro el experimento. Si no nos movemos un poquito todos hacia encontrar dónde coincidimos y cada quien se queda en sus posiciones más rígidas, no avanzamos como sociedad, como humanidad.

¿Necesitan cambiar de música en la política?

Más que de música, de ritmo. Yo creo que la música está bien, pero necesitamos un ritmo más rápido, una mejor coordinación entre todos. El reto que tiene México es que en nuestro sistema político cada quien anda para su rancho y no logramos construir acuerdos grandes, que duren y que muevan a todo el país, por eso más que de música es de ritmo, para andar en uno más rápido.

A Joan Manuel Serrat lo censuraron, ¿quién censura a Gustavo Madero?, ¿Ernesto Cordero?

No, yo creo que lo que vivió Joan Manuel fue este cambio de un régimen autoritario, de censura, de represión, que se dio en los 30 años de la dictadura de Franco, y que son los que vivimos en México con el PRI.

Fue nuestra autocensura a un desarrollo y a una participación de los ciudadanos más amplia, mayor democracia, mayor libertad, y esto es lo que estamos tratando de romper.

Igual que Joan Manuel, superó ese paso de una dictadura a una sociedad más plural, más abierta. Y como él, diciendo las cosas con mayor valentía, así tenemos que ser hoy los panistas y los ciudadanos de México, viendo hacia delante, cómo sacudir esas censuras del pasado, estos mitos, estos tabús.

Te pongo como ejemplo la reforma energética. Yo creo que son muchos tabús que traemos cargando, porque los construyeron en una época de una ideología del nacionalismo revolucionario que crea el PRI para perpetuarse y generar una manera de ver el mundo.

Y en México, donde el PRI era el salvador, eso nos ha hecho mucho daño; hoy lo que necesitamos es abrir los ojos y no solo hay que criticar la censura, sino la autocensura, esos grilletes que nos ponemos a nosotros mismos, porque no tenemos la audacia de dar los pasos conforme al mundo que estamos viendo.

Habla de nacionalismo, ¿nos falta ser como Serrat?

Sí, nos falta ser muy valientes como Serrat, defender nuestra nación con una visión de futuro, no con una visión de pasado, ése es el reto del nacionalismo.

Hoy, el nacionalismo no es lo mismo que hace 50 años, déjame tratar de explicarte por qué. Hoy necesitamos entendernos nacionalistas también los que defendemos a los mexicanos que viven en el extranjero. Hay que apoyar y defender a todos los mexicanos en el mundo, rebasar el perímetro geográfico de una nación.

EL PAN pierde las elecciones en 2012, ¿está en una etapa de transición?

Sí, estamos en una etapa de evaluar y mejorar lo que hemos hecho; creemos que hemos hecho cosas buenas, pero que seguimos teniendo necesidad de aprender de nuestras fallas y nuestros errores y defender nuestros logros, que también han sido muchos.

El PAN ha sido un motor del desarrollo de la democracia en México, pero este tema no está concluido, todavía no es una prueba superada, tenemos que concluir esta tarea.

¿Se hace camino al andar?

Se hace camino al andar, golpe a golpe y verso a verso. Iniciativa a iniciativa, elección tras elección, votación tras votación se hace camino al andar, reforma tras reforma.

¿En el PAN, “Cada loco con su tema”?

No, no es cada loco con su tema, cada quien puede tener un punto de vista distinto y esto es riqueza, no es debilidad. Lo que debemos saber es que debemos escucharnos entre todos para que logremos construir acuerdos y consensos, si no pues sí estaríamos cada loco con su tema y entonces tendríamos una gran debilidad como partido. Sería una Torre de Babel.

¿Usted se une con gusto a Josefina Vázquez Mota, a Margarita Zavala o va por su reelección?

El gusto es nuestro, es bellísimo y el sur también existe. Yo apoyo siempre la participación de las mujeres, para mí es un reto que tenemos en México y el PAN quiere ser un instrumento para lograrlo.

Que Josefina haya sido candidata a la Presidencia de la República nos dio una gran oportunidad de posicionar el tema de que las mujeres deben estar en la primera línea de la política y reconocer sus derechos en un país machista, donde venimos arrastrando muchas faltas a la igualdad, de trabajo y remuneración a la mujer.

Por eso, mientras sean mujeres hay que apoyar siempre, pero con los mismos derechos; si hay hombres que también quieren participar, hay que apoyarlos, nos hacen falta liderazgos en el PAN y en México, pero no caudillos, caudillos no, necesitamos visiones más institucionales, más de ideas, de ideologías, de principios, de doctrinas que podamos impulsar y que muevan a una generación.

Ése es el reto de México, hoy necesitamos mover a todos los ciudadanos en una dirección de mayor democracia, mayor libertad, mayor justicia y es lo que ha definido el PAN desde su origen… bienvenidas todas y el gusto es nuestro, juntos.

¿Quién es el dueto de Gustavo Madero en la política?

No, bueno, los duetos como los de Joan Manuel también hay que irlos interpretando en cada auditorio; siempre tratar de construir con otros es la mejor manera en este mundo, no hay que andar solos.

Hay que saber no solo hacer duetos, sino hacer orquestas; yo creo que ese es nuestro reto, interpretar bellísimas músicas y composiciones que hagamos juntos para mejorar este hermoso país.

¿Con qué canción cerraría Madero su último concierto?

Vamos subiendo la cuesta, que ahí arriba mi casa se vistió de fiesta (“Fiesta”)… vamos a tener un partido cada vez más unido, más renovado, mejorando nuestras prácticas, abriéndonos más a los ciudadanos.