Estudia Adrián de la Garza separar Policía y Tránsito

Representante de equipo de transición señala que son funciones muy distintas las de un elemento de seguridad comparadas con las de un agente vial. 
La tarde de este martes se realizó una reunión de transición.
La tarde de este martes se realizó una reunión de transición. (Ricardo Alanís)

Monterrey

La fusión de Tránsito con la Secretaría de Seguridad Pública impuesta en Monterrey en la actual administración de la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes podría llegar a su fin, luego de que el equipo del alcalde electo, Adrián de la Garza, analizará la posibilidad de separarlas de nuevo en dos secretarías.

Al concluir la reunión de transición de este martes en las oficinas de Tránsito de Monterrey, Mauricio Ramos Pons, representante de Adrián de la Garza en el eje de seguridad en la transición, dijo que estudiarán esta posibilidad de separar de nuevo la Secretaría, ya que son funciones muy distintas las de un policía comparadas con las de un agente de Tránsito.

“Yo le diría que por parte del equipo de transición lo que vamos a hacer es con esta información hacer un análisis profundo para poder determinar, estamos convencidos definitivamente que la función de tránsito es una función muy especializada, diferente de la función de policía.

“Ya en algunos otros años, en otras administraciones hemos hecho hincapié que son funciones que sí es cierto, se pueden llevar de manera conjunta, pero requiere de una preparación y tiempo, entonces para la siguiente administración le haremos las observaciones, respecto al programa de formación, respecto a las habilidades y características que debe tener el perfil que debe cumplir el elemento, entonces en ese sentido habrá que empatarlo, mi respuesta sería que vamos a analizar y determinar qué es lo que más conviene, definitivamente es un área de servicio hacia el ciudadano y que tenemos que estar atentos a resolver esa problemática”, declaró Ramos Pons.

Durante la reunión, en la que por parte del municipio de Monterrey participó el secretario del Ayuntamiento, Jesús Hurtado Rodríguez; y el secretario de Seguridad Pública, Jorge Ontiveros, se habló de la escasez de recursos para contar con más elementos comparado con administraciones anteriores, donde se contaba con 800 oficiales en la desaparecida Secretaría de Vialidad y Tránsito.

Actualmente hay 413 elementos en la Secretaría destinados a la vialidad, de los cuales 194 eran agentes de tránsito de la antigua Secretaría de Vialidad y Tránsito y 219 son de reciente ingreso, y egresados de la Academia de Policía de Monterrey, de los cuales ninguno, según se informó, porta arma de fuego.

“He estado observando a lo largo de esta reunión, algo que nos preocupa tanto, porque cuando se hace una depuración, de un cuerpo, de una organización, hay que calcular esos costos, la pérdida de la experiencia del conocimiento de la gente, creo que a lo largo nos puede generar una problemática.

“Habrá que analizar, por eso estamos pidiendo presupuestos, habrá que revisar con el área de Tesorería, con el área de Administración, que nos pase la información de qué presupuestos cuenta aquí la Secretaría y ver de qué manera optimizar los recursos, el licenciado Adrián de la Garza está muy claro de que hay que enfocarse en el servicio a la comunidad y seguramente entonces habrá que establecer las prioridades para dar ese servicio a la comunidad”, explicó Ramos Pons.

Cabe destacar que la fusión en la presente administración se dio con la intención de sumar más elementos que pudieran servir para la seguridad.

Durante la reunión se habló de que la cantidad de infracciones de tránsito aplicadas en esta administración va al alza, comparado con administraciones anteriores, a pesar de la cantidad de oficiales ha disminuido.

Ramos Pons cuestionó ese hecho y deseó que ello no sea producto de que quieran recaudar dinero.

Por su parte, Jorge Ontiveros respondió que el alza en las infracciones se debe a que hay conceptos de multa nuevos que antes no se aplicaban, como es conducir y al mismo tiempo hablar por teléfono o textear, además de no utilizar el cinturón de seguridad, violaciones al Reglamento de Tránsito que antes no se aplicaban como multa.