65 mil mdp no disminuyen la pobreza en México: Coneval

Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Coneval, afirmó que las estrategias gubernamentales para combatir la pobreza funcionarán sólo si mejora la actividad económica del país.
Gerardo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social , durante su comparecencia ante el Congreso de la Unión.
Gerardo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social , durante su comparecencia ante el Congreso de la Unión. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

En México se invierten 65 mil millones de pesos en programas sociales y "la pobreza no baja", dijo Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Durante su comparecencia ante la Comisión Permanente del Senado, Hernández Licona exigió que en el análisis del presupuesto según la base cero, deben desaparecer 24 de los 90 programas sociales; los restantes deben ser más eficientes para que tenga un impacto real en los sectores más vulnerables.

El secretario ejecutivo de Coneval afirmó que las estrategias gubernamentales para reducir las carencias sociales y la pobreza extrema funcionarán sólo si mejora la actividad económica en el país.

“Sin duda, esas estrategias tienen que ver con esquemas que mejoren la actividad económica del país en su conjunto: reformas estructurales, estrategias que mejoren los salarios reales, la productividad, la inversión y la estabilidad de los precios para generar un incremento sostenido del poder adquisitivo”, dijo ante representantes de los diferentes grupos parlamentarios.

Hernández Licona expuso que de 2012 a 2014, conforme a las mediciones de la pobreza, elaboradas con las encuestas levantadas por el INEGI, el número de pobres pasó de 53.3 a 55.3 millones.

Al dar a conocer los resultados de la Medición de la Pobreza 2014, basada en la encuesta levantada de agosto a noviembre por el INEGI, el funcionario federal explicó que en ocho entidades aumentó el porcentaje de pobreza y pobreza extrema: Morelos, Veracruz, Oaxaca, Estado de México, Sinaloa, Coahuila, Hidalgo y Baja California Sur.

Las estadísticas de 2014 establecen que de los 55.3 millones de personas en pobreza, 43.8 están en pobreza moderada y 11.4 en pobreza extrema. 

El Coneval dedicó un apartado a la población indígena, la cual en dos años, pasó de 8.2 millones a 8.7 millones con carencias; 42.4 por ciento se ubica en pobreza y 31.8 por ciento en pobreza extrema.

En la zona rural se ubican el 40.5 por ciento de los pobres moderados y 20.6 de los pobres extremos, y en la urbana  35.4 por ciento y 6.2 por ciento, de los pobres moderados y extremos.

“A pesar de que creció la incidencia de la pobreza, la reducción de las carencias permitió que bajara la intensidad de la pobreza”, aclaró.

En el 2012, 23.2 millones de mexicanos tenían ingresos iguales o superiores a la línea de bienestar social y, dos años después, ese sector no pobre ni vulnerable creció, se ubica en 24.6 millones.

En términos generales, 63.8 millones de mexicanos carecen de recursos para acceder a una canasta básica.

También señaló que el porcentaje de población con ingresos inferiores a la línea de bienestar pasó de 51.6 por ciento a 53.2 por ciento, lo que significa que de 60.6 aumentó a 63.8 millones de personas en esta situación y, lo preocupante, es que 8.5 millones se encuentran en vulnerabilidad de ingresos y podrían caer en pobreza extrema.

Se registró una reducción en el rezago educativo, al pasar de 19.2 por ciento a 18.7 por ciento lo que en términos absolutos significa pasar de 22.6 a 22.4 millones de niños y adolescentes.

La carencia al acceso de los servicios de salud bajó de 21.5 por ciento a 18.2 por ciento, que equivale a una reducción de 25.3 a 21.8 millones de personas. No obstante, añadió el funcionario, muchos de estos servicios no son de calidad.

Asimismo, la carencia por acceso a la seguridad social pasó de 61.2 por ciento a 58.5 por ciento, una reducción de 71.8 a 70.1 millones de personas.

La carencia por calidad y espacios de la vivienda se redujo de 13.6 por ciento a 12.3 por ciento, lo que representa una reducción de 15.9 a 14.8 millones de personas. En tanto a los servicios básicos e n la vivienda se mantuvo sin cambio en 21.2 por ciento aunque, dado el aumento poblacional, pasó de 24.9 a 25.4 millones de personas.

Sobre la Cruzada Nacional contra el Hambre, Hernández Licona detalló que conforme al estudio panel de 207 mil 578 hogares, ubicados en 400 municipios, también se observó una disminución del 6.1 por ciento en rezago educativo; carencia por acceso a los servicios de salud en 23.7 por ciento debido al seguro popular; por alimentación bajó 57.5 por ciento en cinco municipios: Zinacatlán, Guachochi, Mártir de Culiapan, San Felipe del Progreso y Tehuacán.