El ingreso de hoy, similar al de hace 20 años: Coneval

El secretario ejecutivo del consejo, Gonzalo Hernández Licona, acepta que muchas de las estrategias de la política social han protegido a los pobres.
Compareció ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.
Compareció ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión. (Javier Ríos)

México

La falta de crecimiento económico ha contribuido a que el ingreso corriente per cápita y el poder adquisitivo de los hogares en México sean similares a los de hace más de 20 años —en 1992 era de 3 mil 500 pesos mensuales y en la actualidad es prácticamente similar— aseguró Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Pero si se compara con 2005, el ingreso laboral per cápita era de mil 782.56 pesos y en la actualidad, conforme al reporte del segundo trimestre de 2015, es de mil 630.96, lo que refleja que puede haber un mayor saneamiento en caso de que haya mayor productividad y crecimiento económico, señaló.

Durante su comparecencia ante la Comisión Permanente del Congreso, Hernández Licona refirió que en programas sociales se invierten 65 mil millones de pesos y, sin embargo, "la pobreza no baja".

Por ello, aseguró, en el análisis del presupuesto con base cero, de los más de 90 programas asistenciales, por lo menos 24 deben desaparecer y los que queden es urgente hacerlos más eficientes para que tengan un real impacto en los sectores más vulnerables.

"Hay programas de la Sagarpa, Sedatu, Economía, Sedesol, que suman 65 mil millones de pesos, y no se ha visto con claridad que den resultados adecuados, no hemos cambiado la vida en materia de ingresos. Esperamos que en este presupuesto base cero podamos tener la oportunidad de que muchos de esos programas se hagan menos, 23 o 24, y sean más efectivos", aclaró.

También señaló que las estrategias gubernamentales para reducir las carencias sociales y la pobreza extrema, en la que se encuentran 55.3 millones de mexicanos, solo tendrán un impacto real si mejora la actividad económica del país en su conjunto, entre las que se encuentran, alzas salariales reales y estabilidad de los precios para generar un incremento sostenido del poder adquisitivo.

"Sin duda, esas estrategias tienen que ver con esquemas que mejoren la actividad económica del país en su conjunto: reformas estructurales, estrategias que mejoren los salarios reales, la productividad, la inversión y la estabilidad de los precios para generar un incremento sostenido del poder adquisitivo", dijo ante representantes de los diferentes grupos parlamentarios y antes de la comparecencia de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles.

Hernández Licona expuso a detalle todos los esfuerzos del Estado para reducir la pobreza, incluso mostró con gráficas cómo han impactado entre los sectores vulnerables, pero reconoció que las crisis financieras, la desaceleración económica nacional y mundial, así como el crecimiento de la demanda de alimentos ha hecho que, de 2012 a 2014, aumentara en dos millones el número de mexicanos en la pobreza.

Hernández Licona detalló que, de 2012 a 2014, conforme a las mediciones de la pobreza elaboradas con las encuestas levantadas por el Inegi, el número de pobres pasó de 53.3 55.3 millones.

No obstante, subrayó en todo momento, que muchas de las estrategias mexicanas de política social han protegido a los sectores más pobres. "Si el ingreso se hubiera mantenido, la pobreza se hubiera reducido en el país, de 2012 a 2014, de 46.2 a 44.8".

"Entre 2012 y 2014, el porcentaje de la población en pobreza aumentó de 45.5% a 46.2%; en el mismo periodo, el porcentaje de pobreza extrema se redujo de 9.8% a 9.5%", señaló.

En la comparecencia, el perredista Armando Ríos Piter comentó que a pesar de la serie de cifras el acceso a la alimentación para 11.4 millones de personas "va a tardar 114 años", en materia de salud "46 años", en seguridad social "398 años" y en calidad de vivienda "78 años".

Al dar a conocer los resultados de la Medición de la Pobreza 2014, basada en la encuesta levantada de agosto a noviembre por el Inegi, el funcionario federal explicó que en ocho entidades aumentó el porcentaje de pobreza y pobreza extrema: Morelos, Veracruz, Oaxaca, Estado de México, Sinaloa, Coahuila, Hidalgo y Baja California Sur.

De manera detallada, las estadísticas de 2014 establecen que hay 55. 3 millones en pobreza: 43.8 millones en pobreza moderada; 11.4 millones en extrema.

El Coneval dedicó un apartado a la población indígena, la cual, en dos años pasó de 8.2 millones a 8.7 millones con carencias, 42.4% se ubica en pobreza y 31.8 en extrema.

En la zona rural se ubica 40.5% de los pobres moderados y 20.6 de los extremos, y en la urbana 35.4% y 6.2%, de los pobres moderados y extremos.

Sobre la Cruzada Nacional contra el Hambre, Hernández Licona detalló que conforme al estudio panel de 207 mil 578 hogares, ubicados en 400 municipios, también se observó disminución del rezago educativo, en 6.1%; carencia por acceso a los servicios de salud en 23.7% debido al Seguro Popular, y por alimentación bajó 57.5 en cinco municipios: Zinacatlán, Guachochi, Mártir de Culiapan, San Felipe del Progreso y Tehuacán.