En nómina, maestros jubilados y fallecidos

Organizaciones civiles consideran que las autoridades no han tomado medidas para poner un remedio a las irregularidades detectadas en el censo levantado por el Inegi.

México

El sector educativo en el país muestra grandes anomalías en la nómina docente-administrativa, toda vez que existen 184 mil 915 plazas que pertenecen a comisionados, aviadores, jubilados y quienes renunciaron o fallecieron; estas problemáticas generan un costo para el erario de 51 mil 486 millones 700 mil pesos anuales.

Al presentar el estudio sobre el dispendio presupuestal en la materia, elaborado por el Centro de Análisis México Evalúa, el presidente de Mexicanos Primero, Claudio X. González, opinó que falta disposición para romper lo que llamó "pacto político" entre gobiernos y sindicato magisterial.

Junto con Carlos Elizondo, analista y politólogo del Centro de Investigación y Docencia Económicas, y Marco A. Fernández, investigador asociado de México Evalúa, las organizaciones presentaron un análisis "a fondo" de los resultados parciales del censo levantado por el Inegi a petición de la SEP.

Fernández Martínez señaló que, pese a haber gastado 740 millones de pesos en el censo, aún no se sabe con exactitud cuántos maestros y trabajadores administrativos trabajan en las escuelas públicas de educación básica.

Es de llamar la atención que existen 114 mil 998 personas que mantienen una plaza después de jubilarse, renunciar e incluso después de haber muerto, lo que representa 5.12 por ciento de la nómina asignada a la educación.

Los llamados aviadores, personal asignado a un centro de trabajo donde nadie los conoce, sumo un total de 39 mil 222, que genera un costo anual de 1.75 por ciento.

En tanto, el personal comisionado (los que tienen una plaza de maestro, pero que no trabajan frente a grupo) o con licencia, ocupan 30 mil 965 plazas con un gasto de 1.37 por ciento.

Debido a los bajos sueldos hay quien tiene dos plazas, pero destacan 23 mil 540 personas, quienes laboran en tres o más centros de trabajo. Hay entidades en que por su extensión territorial puede permitir el desplazamiento inmediato de un lugar a otro, pero esta problemática se repite en estados de mayor extensión, donde es difícil imaginar una rápida movilización.

Sin embargo, las cifras no pueden ser precisas, pues hubo quienes no cooperaron para la realización de este censo. El costo correspondiente a los 36 mil 46 individuos que se negaron a responder las preguntas, a pesar de haber recibido el cuestionario por parte del Inegi, es aproximadamente de 29 mil millones de pesos.

El censo se realizó a 27 de 32 entidades federativas, de las cuales más de 10 por ciento registra irregularidades; en Querétaro, Yucatán, Zacatecas y Colima rebasa 20 por ciento, aunque hay que considerar que Chiapas, Michoacán y Oaxaca fueron las entidades con mayor resistencia a responder el censo, por lo que su información es la más incompleta.

Las organizaciones deploraron que a la fecha no se observen ni se informen acciones de la autoridad para corregir estas anomalías.

Escuelas fantasma

-El censo del Inegi detectó también 426 escuelas fantasma; 11 por ciento de ellas carece de baños, 94 por ciento de laboratorios, 31 por ciento de agua corriente, a 10.4 por ciento les falta energía eléctrica y a 46 por cierto drenaje.

-De acuerdo con su análisis, en Chiapas y Oaxaca, casi 60 por ciento de las escuelas carecen de agua corriente, techos adecuados o condiciones para recibir a estudiantes.

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]