El plan es abaratar luz y gas, no gasolinas: Joaquín Coldwell

Explica que los combustibles para automóviles fueron subsidiados con casi 214 mil mdp en 2012, lo que significó beneficios principalmente para 20% de la población más rica.
Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, ante senadores para explicar la iniciativa del Ejecutivo.
Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, ante senadores para explicar la iniciativa del Ejecutivo. (Mónica González)

México

Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, afirmó que con la reforma energética se reducirá el precio de la luz y el gas, pero no de las gasolinas.

Al comparecer en el Senado con motivo de la discusión de dicha reforma, el funcionario aclaró incluso que la reducción no sería de manera automática.

“En el tema de las gasolinas no está contemplado la reducción de precios. Las gasolinas fueron subsidiadas el año pasado por la estratosférica suma de casi 214 mil millones de pesos. Ese subsidio es el más regresivo socialmente que hay en el país”, enfatizó.

Agregó que 20 por ciento de la población más rica se lleva 57 por ciento de esos 214 mil millones de pesos y a 20 por ciento de la población más pobre le llega 3.2 por ciento de ese subsidio.

“Tenemos una tarea conjunta que tenemos que ver el Ejecutivo y el Legislativo, las secretarías de Hacienda y Desarrollo Social para ver cómo focalizamos esos recursos y beneficiamos a la población más vulnerable”.

En cambio, refirió: “sí pretendemos bajar las tarifas de luz si logramos sustituir plantas obsoletas de CFE y consideramos incrementar la producción de gas, bajar las pérdidas técnicas que hay en las líneas de transmisión y distribución”.

Agregó que si la reforma energética es aprobada en 2013 “y es de gran calado”, antes de dos años empezarían a verse “las primeras mejoras” de las tarifas de luz que, dijo, están 25 por ciento en promedio más caras que en EU.

El secretario consideró necesario “liberar de ataduras regulatorias” a Pemex para lograr su modernización, por lo que hizo un llamado a los senadores para que tengan en cuenta “los intereses superiores de la nación”.

Defendió la propuesta del Ejecutivo y aseguró que de aprobarse se mantendrá el control del Estado en los hidrocarburos.

“Queremos asociarnos con quien pueda, responsablemente, aportar capital, tecnología y asuma los riesgos geológicos, financieros y ambientales que implica la exploración y extracción de crudo en aguas profundas y ultra profundas y en campos convencionales”, manifestó.

Agregó: “Al mismo tiempo, requerimos llevar a cabo la modernización de Pemex, que pasa por su reestructura interna, por un nuevo régimen fiscal, por más autonomía presupuestal, pero también se requiere liberarlo de las ataduras regulatorias, permitirle asociarse con otras empresas. Eso lo hará más fuerte, ganará tecnología y conocerá formas novedosas de administración”.

Coldwell delineó algunos de los alcances de la reforma energética, que pasan por un nuevo régimen fiscal de la paraestatal y fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad con una mayor flexibilidad operativa y organizacional, orientada a hacer más competitivos sus costos.

El titular de la Sener comentó que ésta es la reforma que quiere para México el presidente Enrique Peña, por lo que pidió a los legisladores “la posibilidad de un cambio histórico, que depositamos en sus manos, en su talento y en su patriotismo. Ojalá encontremos en ustedes oídos receptivos y un ánimo deliberante, que seguramente tendrá en cuenta los intereses superiores de la nación por encima de cualquier otro”.

A la comparecencia ante las Comisiones Unidas de Energía, Puntos Constitucionales y Estudios Legislativos Primera, también acudieron los directores de Pemex, Emilio Lozoya, y de la CFC, Francisco Rojas, quienes junto con Coldwell defendieron la propuesta energética del presidente Peña Nieto.

Lozoya comentó que la reforma energética es una de las iniciativas que buscan contrarrestar el “desempeño económico mediocre” del país, que, aseguró, ha mostrado durante las últimas décadas.