Legionarios piden perdón por abusos de Maciel

En una declaración emitida por el Capítulo General Extraordinario, la congregación admitió su “incapacidad inicial” para creer en los testimonios de  las víctimas de Marcial Maciel.
Marcial Maciel fundador de los legionarios de Cristo, junto a el Papa Juan Pablo II
Marcial Maciel fundador de los legionarios de Cristo, junto a el Papa Juan Pablo II (Notimex)

Ciudad del Vaticano

Los Legionarios de Cristo pidieron perdón por los abusos sexuales cometidos por su fundador, el padre Marcial Maciel, y por el "silencio institucional" en que incurrieron, así como por la incomprensión con las víctimas.

En una declaración que resultó de las reflexiones del Capítulo General Extraordinario, que sesiona en Roma desde el pasado 8 de enero, la congregación definió “de manera conclusiva” su postura sobre los comportamientos del padre Maciel.

Aunque la congregación suplicó "la misericordia de Dios" para su fundador, fallecido en 2008, expresó su "hondo pesar por el abuso de seminaristas menores de edad, los actos inmorales con hombres y mujeres adultos, el uso arbitrario de su autoridad y de bienes, el consumo desmesurado de medicamentos adictivos y el haber presentado como propios escritos publicados por terceros".

"Resulta incomprensible la incoherencia de seguirse presentando durante décadas como sacerdote y testigo de la fe mientras ocultaba estas conductas inmorales. Todo esto lo reprobamos firmemente. Nos apena que muchas víctimas y personas afectadas hayan esperado en vano una petición de perdón y de reconciliación por parte del padre Maciel y hoy queremos hacerla nosotros, expresando nuestra solidaridad con todas ellas", añadió.

En el texto, la Legión de Cristo reconoció "con tristeza" la "incapacidad inicial" de creer los testimonios de las personas que habían sido víctimas de Maciel, el "largo silencio institucional" y, más adelante, "los titubeos y errores de juicio a la hora de informar a los miembros de la congregación y a las demás personas.

"Pedimos perdón por estas deficiencias que han aumentado el dolor y desconcierto de muchos", añadió.

Aunque señalaron que deben reconocer la condición de Maciel como su fundador, aclararon que una congregación religiosa y sus rasgos esenciales "no tienen origen en la persona del fundador", ya que "son un don de Dios que la Iglesia acoge y aprueba y que después vive en sus miembros".

El comunicado, que consta de 10 puntos, también ofrece las reflexiones iniciales sobre los pasos que se han dado en el proceso de renovación en relación con los aspectos que había detectado y recomendado la visita apostólica: revisión del carisma, el ejercicio de la autoridad y la formación.

La congregación "le pide al nuevo Gobierno que mantenga este compromiso de seguir buscando la reconciliación".

Respecto a las auditorías internas y externas, señalaron que "no se han encontrado malversaciones de dinero u otras irregularidades en los ejercicios fiscales revisados".

Expresaron también su agradecimiento profundo a quienes han hecho posible su proceso de renovación, especialmente a la Iglesia y al Papa, al Cardenal Velasio De Paolis y sus consejeros, a todos los legionarios de Cristo, así como a quienes los "han acompañado estos años con su oración y caridad".

"Sabemos que éste es el inicio de un camino y que nos queda mucho por hacer", afirman. "Todo esto exige no sólo un cambio de textos legislativos, sino una conversión continua de mente y corazón (...) Estamos comprometidos a continuar con humildad este proceso de renovación y conversión", aseguraron los legionarios.