Piden a Trump y Jaime para piñatas

El negocio inició hace 33 años y está ubicado en la colonia Independencia.
En el taller laboran seis mujeres y cada una realiza una parte específica de la piñata.
En el taller laboran seis mujeres y cada una realiza una parte específica de la piñata. (Foto: Gustavo Mendoza)

Monterrey

Una piñata de siete picos en color rosa y morado advierte la ubicación del negocio. Ya sea para fiestas familiares, la posada de la empresa o para una celebración en la Macroplaza, las Piñatas de Verenice siguen marcando tradición en Monterrey.

Se trata de un negocio con 33 años de antigüedad ubicado en la colonia Independencia, que ha saltado a la fama por la variedad de diseños que ofrecen para las piñatas.

Es época de Navidad y para recibir al Año Nuevo que la demanda crece, aunque la venta está presente todo el tiempo.

En el taller seis mujeres trabajan con ritmo establecido para ir haciendo cada parte de una piñata. Una pega el cartoncillo en forma de cono, alguien más calienta el engrudo y otra corta el papel picado multicolor. En las paredes, sobresalen cartulinas con los pedidos por entregar.

Dora Elia Ramírez, propietaria del negocio, inició este taller hace más de 30 años por una necesidad económica y familiar. Ahora vende alrededor de 200 piñatas en el último día del año.

"Una vez me tocó llevar la piñata para el cumpleaños de un sobrino, pero no tenía dinero para comprarla. Entonces yo la hice, hice un Mickey Mouse, y les gustó mucho y ya una vecina me pidió una, y luego otra y así empecé", relata Elia Ramírez.

La piñata cambia

Piñatas Verenice lleva el nombre de la hija de Dora Elia. Ubicada sobre la calle Chihuahua y Tepeyac, afuera de la casa lucen las piñatas como hace 30 años lo hizo el primer Mickey.

La tradición marca que una piñata debe llevar Siete Picos, que representan a los pecados capitales. Al golpearla con una vara, se representa la batalla entre el bien sobre el mal. Al derrotar a la malicia se obtiene una recompensa, es decir, los dulces al interior.

Las piñatas en forma de estrella sobre salen en los pedidos pero en este negocio se hacen en la forma que el cliente pida.

Antes se hacía la estructura con carrizo y alambrón, además del cartón, papel periódico y la lustrina o papel picado.

"Con el carrizo y el alambre nos cortábamos mucho. Ya se dejó de usar", relata Dora Elia.

En su página de Facebook destacan las piñatas en forma de cervezas, mariachis, huevos de pascua y las especiales para despedidas de soltero y soltera. Su trabajo se ha vendido en todo Nuevo León y en ciudades de la frontera en Estados Unidos.

Además sus piñatas han sido reconocidas por la Casa de la Cultura del Estado por su calidad.

"Hemos vendido en forma de tijeras, de princesas, un tiempo estuvieron de moda las 'teiboleras' y los 'estripers'. Incluso hicimos un nacimiento muy grande", destaca la propietaria.

Sin embargo, en la actualidad dos personajes van tomando fama en el mundo de las piñatas: el presidente de los Estados Unidos Donald Trump y el actual gobernador Jaime Rodríguez Calderón El Bronco.

"Las de Trump ya nos las han pedido bastantes, hoy (ayer) apenas nos pidieron una de El Bronco".

¿A qué personaje le gustaría usted hacer piñata para darle de palazos?, se le pregunta a Dora Elia.

"No pues al Trump, ya ve cómo anda", responde la propietaria.

KDSC