Pide Consejo presupuesto y coordinación en combate al crimen

La asociación civil urgió a autoridades trabajar en conjunto para contrarrestar los recientes hechos violentos, y solicitaron transparencia en el destino de los recursos que se asignarán a la ...

Monterrey

En un posicionamiento emitido a medios de comunicación, el Consejo Cívico exigió coordinación a los tres niveles de gobierno en el combate a la delincuencia, así como presupuesto que garantice la aplicación de medidas preventivas en el tema.

La asociación civil urgió a diputados locales, alcaldes y autoridades estatales a trabajar en conjunto para contrarrestar los recientes hechos violentos que se han suscitado en el estado, al tiempo que solicitaron transparencia total en el destino de los recursos que se asignarán a la causa.

Por otra parte, se comprometieron a crear un círculo positivo de confianza y colaboración con las autoridades, siempre y cuando el Gobierno del Estado pueda garantizar la protección de quienes denuncian, así como el seguimiento a sus casos.

“Los hechos reprobables que pusieron en riesgo la vida e integridad física de ciudadanos confirman una vez más que los grupos de delincuencia organizada están presentes en nuestro estado. Esto demanda una atención especial, rápida y puntual por parte de todas las autoridades responsables, para dar con los delincuentes y que éstos sean consignados y juzgados por sus acciones.

“Es urgente que las autoridades estatales en estrecha coordinación con las federales, focalicen sus esfuerzos de investigación y detección de las bandas que operan en nuestro estado, esto incluso sin esperar una denuncia ciudadana para emprender acciones decididas. Pedimos a todos los poderes y órdenes de gobierno no politizar el tema de la seguridad”, expuso la organización.

Finalmente, consideraron que las líneas de acción prioritarias son: destinar recursos a las tareas de reclutamiento, equipamiento, capacitación de cuerpos de seguridad; reforzar las áreas de prevención e investigación; coordinación con las autoridades federales para focalizar a los grupos de la delincuencia organizada que operan en el estado, y por último, pero no menos importante, no politizar el tema de la seguridad.