También entre perredistas se toman tribuna

Se citaron a las 11 de la mañana, pero empezaron a las 4 de la tarde y luego hubo un receso de más de 3 horas.

México

Carlos Navarrete será el nuevo dirigente nacional del PRD con el voto de más de 70 por ciento del Consejo Nacional, aunque su candidatura no fue la única que se registró: Carlos Sotelo se inscribió, pero el bloque Nueva Izquierda-Alternativa Democrática Nacional se impuso, como era previsible, al tener la mayoría desde la elección del 7 de septiembre.

Al cierre de la edición y después de más de tres horas de receso, el noveno Consejo Nacional inició la votación nominal de los 364 perredistas presentes.

Antes de la votación, Navarrete dirigió un mensaje: “Somos gobierno y somos oposición y tenemos responsabilidades. Hay quienes dicen que hay que oponernos completamente al régimen, pero se les olvida que por la vía democrática gobernamos y hemos ganado elecciones. Más de 300 gobiernos municipales. En unos gobernamos bien, en otros regular, en unos muy mal, y en otros, porque no estamos exentos de ser penetrados por la delincuencia, nos pasa lo que en Iguala”.

Molesto, reclamó que los más inconformes son los que menos votos tienen y respondió a las interpelaciones y las numerosas interrupciones en su discurso. Ante reclamos de compra de votos en la pasada elección, Navarrete les dijo: “Quienes hablan de dinero saben de lo que hablan, porque saben cuánto movilizaron para sus candidaturas”.

En tono agresivo respondió a los consejeros que lo interpelaban, aunque más adelante aseguró que al PRD no puede dirigirlo un solo hombre y que por eso tendrá una dirección colectiva. “Aspiro a un partido que se ponga de pie en todo el país y que no dedique 80 por ciento de su tiempo a grillas internas”.

El ex coordinador en el Senado sostuvo que el PRD no es monolítico, pues tiene una diversidad de orígenes, “que es parte de nuestras fortalezas si sabemos conducirla”, y estableció que el partido no se construye solo viendo sus debilidades.

Antes, en defensa de su candidatura y a pesar de la correlación de fuerzas favorable a Navarrete, Sotelo dijo que determinó registrarse para dejar constancia de lo que sucede en el partido. Acusó que en el PRD se ha instalado una línea política “de colaboración con los gobiernos de otros partidos”, la simulación, el clientelismo y el fraude interno. “Hay una clonación del PRD, fabricada por los gobernadores de PRI y PAN”.

Después de varias horas de negociaciones, las corrientes lograron un acuerdo entre las expresiones, cada bloque fijó posición frente a la situación política del país y del partido.

Por el Frente Amplio de Izquierdas, en el que solamente quedaron pequeñas corrientes e Izquierda Democrática Nacional, habló Camilo Valenzuela, quien reprochó la intervención externa en la elección interna del 7 de septiembre.

Por Nueva Izquierda, Guadalupe Acosta Naranjo destacó que el PRD vivió la peor escisión de su historia con la salida de Andrés Manuel López Obrador, pero logró salir adelante y prueba de ello fue el porcentaje de votación de casi dos millones de militantes.

También advirtió que el máximo órgano de dirección del PRD es su Consejo Nacional y en un mensaje a Miguel Barbosa, coordinador en el Senado, sostuvo que nadie debe sentir que puede estar por encima de las facultades de ese órgano, por lo que en esta etapa debe haber mayor diálogo con las bancadas en el Congreso, pero respetando las facultades que tiene el consejo.

Pablo Gómez, integrante de Patria Digna, criticó que en la elección privó el clientelismo y que “no hay un buen balance de los resultados, es uno pésimo”, pues las corrientes y no el partido hicieron la afiliación de militantes, “invitados por los mismos grupos”. Por ello, propuso la creación de una comisión para estudiar lo ocurrido en el proceso interno.

En el PRD, a diferencia de Morena, dijo, las decisiones son colegiadas y por eso es necesario que la línea política “se defina desde las propuestas de la izquierda y no del maniobrismo, por eso hay que regresar a la intelectualidad que perdimos cuando nos convertimos en políticos de maniobra”, demandó el ex legislador.

En respuesta, Jesús Ortega avaló que se haga un análisis de lo ocurrido en el proceso interno para realizar un ejercicio de autocrítica, pero sostuvo que sería incorrecto no reconocer los méritos que tuvo la elección del 7 de septiembre y entender “que, aun con sus fallas, hay una victoria política del PRD que hay que reconocer”.

Marcelo Ebrard cuya corriente, Movimiento Progresista, se quedó con un espacio en el Comité Ejecutivo Nacional, rechazó el ofrecimiento para ocupar la presidencia del Consejo Nacional.

Mientras, la coalición de izquierdas que conformó el coordinador y presidente del Senado, Miguel Barbosa, el ex gobernador de Michoacán, Leonel Godoy, los senadores Alejandro Encinas y Raúl Morón, así como el ex petista José Narro y que impulsaban la candidatura de unidad del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, anunció que no aceptarán ningún cargo en la dirección nacional perredista y prácticamente todos abandonaron la sesión del consejo antes de que iniciara.

“Se intenta formar órganos que no corresponden a un equilibrio político y mucho menos al desempeño de lo que tiene que ser un partido democrático y plural, y que sin duda habla de la decisión que toma esta mayoría para poder ejercer el control”, dijo el senador Barbosa en conferencia.

Por su parte, Encinas denunció que el PRD tendrá en Carlos Navarrete a su José López Portillo, como candidato único, derivado de un proceso inducido, a través del control del aparato burocrático y sus recursos, “poniendo incluso en juego la independencia y autonomía política del partido”.

Sin embargo, y sin apoyo del Frente Amplio de Izquierdas, Carlos Sotelo, de Patria Digna, determinó presentar su solicitud de registro y con 22 votos seguros bajo el brazo, anunció su postulación para no dejar que Navarrete llegara solo a la presidencia nacional del partido.

Antes de arrancar el Consejo Nacional, la corriente Izquierda Democrática Nacional tomó la tribuna por algunos minutos para denunciar que había avasallamiento de las corrientes mayoritarias, pues solo se le quería dejar dos espacios en el CEN. Al final, IDN cedió a que Nueva Izquierda ocupara la presidencia del Consejo Nacional con Ángel Ávila, pues se negó a avalar que se le diera el espacio a Pablo Gómez.

Con la llegada de Navarrete a la presidencia del PRD, a su equipo le tocó hacerse cargo de la logística del Consejo Nacional. De manera inédita se colocaron personificadores en cada uno de los lugares de los consejeros, cuando siempre buscan sentarse aglutinados por corriente.

Por la mañana, los presidentes entrante y saliente del PRD, Navarrete y Zambrano, respectivamente, se tomaron una foto con los cinco gobernadores emanados de ese partido.

:CLAVES

RECLAMO DE BEJARANO

René Bejarano, líder de Izquierda Democrática Nacional, reclamó la presencia de Luis Maldonado, secretario de Gobierno del mandatario panista Rafael Moreno Valle.

El ex militante de Movimiento Ciudadano, y ahora nuevo perredista, encabeza la lista de consejeros nacionales por Puebla.

El líder de IDN dijo que para el PRD es inadmisible que forme parte del órgano de dirección cuando fue promotor de la ley bala en esa entidad y que “ocasionó la muerte de un niño durante un acto represivo”.