'Control de Estado en el Topo es causa de inseguridad en NL'

El secretario de Gobierno, Manuel González, agregó que lo ocurrido anoche en el penal no fue motín, sino un asesinato orquestado por reos del mismo grupo criminal.
La rueda de prensa se llevó a cabo esta mañana en el Congreso del Estado.
La rueda de prensa se llevó a cabo esta mañana en el Congreso del Estado. (Especial)

Monterrey

El control que mantiene el Estado en el penal del Topo Chico es lo que ha originado los distintos hechos violentos en Nuevo León, aseguró el secretario General de Gobierno, Manuel González.

En rueda de prensa, junto al procurador de Justicia, Roberto Flores, y el secretario de Seguridad Pública estatal, General Cuauhtémoc Antúnez Pérez, Manuel González indicó que el penal del Topo Chico ha permanecido bajo el control del Gobierno desde el motín ocurrido en febrero, lo cual ha sido el detonante de la actual situación de inseguridad en Nuevo León.

"Desafortunadamente, a raíz de los hechos en donde también fallecieron 51 personas hace dos meses en febrero, el Gobierno del Estado y, eso sí, afortunadamente tomó posesión de los penales y con ello terminó con un gran negocio que durante años había existido dentro del penal que tiene que ver con la extorsión, las amenazas y el cobro de cualquier tipo de acción.

"A partir de finales de febrero se eleva esto (índices de criminalidad), esta es la misma razón, no habíamos querido comentarlo, pero ese aumento que ustedes ven es a raíz de que se toma el control del penal y no se permite el pago de piso, asaltos y empieza a crecer delincuencia al exterior", declaró González.

Aseguró que los bajos ingresos por el cobro de pisos al interior del penal ocasionó que mismos miembros del Cártel del Noreste dieran muerte al líder Javier Orlando Galindo Puente, alias "El Maruchan", y dos de sus compañeros la noche de este miércoles en el Topo Chico.

En la rueda de prensa, en la que no estuvo presente el gobernador Jaime Rodríguez Calderón, las autoridades descartaron que el nuevo suceso en el penal se haya tratado de una riña o motín, sino que fue un asesinato.

González explicó que la reducción de recursos en el grupo criminal se da luego de que el Gobierno del Estado tomara posesión del Cereso y retirara todo tipo de negocios a partir del motín que se registró el 10 de febrero pasado en el que murieron 49 personas.

"A raíz de los hechos en donde murieron 49 personas, hace dos meses, en febrero, el Gobierno del Estado tomó posesión de los penales y con ello terminó con un gran negocio que durante años había existido dentro del penal que tiene que ver con la extorsión, amenazas y cobro de cualquier acción o prebenda dentro del penal.

"Esto servía para apoyar a grupos de delincuencia del exterior. Una vez que comienzan a ver que el dinero era menos, consideraron que quien estaban fallando era el líder que ellos habían dejado en el penal, 'El Maruchan', cuando la gente afuera considera que no se está cumpliendo con las cuotas que debería de cumplirse deciden quitarlo como líder, es por ello que sucede lo de ayer.

"Esto no tiene nada que ver con un conato riña, ni con un intento de fuga, ni con una agresión de parte de las autoridades del penal hacia los reos, es estricto y completo orden", dijo el secretario General.

Manuel González aseguró que los otros dos muertos identificados como Edelmiro Guadalupe Gaspar González Rubio y Jesús Ledezma Ramírez eran compañeros de 'El Maruchan', por lo que intentaron protegerlo del ataque de entre cinco y siete integrantes de su mismo grupo delictivo.

Detalló que uno murió en el área de talleres y el otro en el área de teléfonos, por lo que sospechan corrieron después de las agresiones y fue ahí en donde los ultimaron.

Ante la detención del "Pelón Fantasy", supuesto líder del Cártel del Noreste y quien también está recluido en el Topo Chico, el secretario General comentó que lo tenían aislado para evitar que se diera cualquier percance entre ambos líderes.

En su intervención, el secretario de Seguridad y el procurador confirmaron que se encontraron palos de madera, objetos punzocortantes, varillas y piedras con forma irregular, por lo cual descartaron que haya habido detonaciones de arma de fuego por parte de los reclusos.

Además, explicaron que las únicas armas registradas son pistolas de gotcha y bombas de gas lacrimógeno para disuadir el pleito entre los mismos.

Respecto a los lesionados, comentaron que fueron en total 19 personas de las cuales siete fueron trasladados al hospital Universitario para su revisión, de éstos cuatro ya dejaron el nosocomio y solamente tres reclusos siguen ahí.