México, a diversificar y reforzar lazos: Peña

Destaca defensa de migrantes, remesas, libre comercio y combate al tráfico de armas; “con Trump, no confrontación ni sumisión, sí diálogo y negociación”.
El general Salvador Cienfuegos (izquierda, de espaldas), Luis Videgaray, Enrique Peña Nieto y Juan Pablo Castañón (derecha, de espaldas).
El general Salvador Cienfuegos (izquierda, de espaldas), Luis Videgaray, Enrique Peña Nieto y Juan Pablo Castañón (derecha, de espaldas). (Héctor Téllez)

México

El presidente Enrique Peña Nieto anunció que México buscará diversificar y reforzar sus lazos comerciales con Asia, Europa y África como el principal objetivo de la nueva estrategia en materia de política exterior.

También informó que se focalizarán esfuerzos en las negociaciones con el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, "sin sumisión ni confrontaciones".

En la residencia oficial de Los Pinos, el mandatario subrayó que México "tiene que aprovechar las oportunidades de diversificación que tiene en el mundo".

Conforme a esta nueva estrategia, México se acercará más a Argentina y Brasil para ampliar oportunidades de comercio y fortalecerá la relación con Perú y Chile al ser los países con los que se mantiene la Alianza del Pacífico.

En Europa será prioridad concluir la modernización del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, mientras que con Reino Unido iniciarán las negociaciones y en África buscarán acrecentar los lazos en la materia.

El Presidente recalcó que la prioridad será consolidar a México como "un actor relevante para intensificar los flujos de comercio, inversión y turismo", dijo que es un buen momento pues el país "se ha convertido en un centro logístico y un puente natural entre distintas naciones del mundo".

Peña reiteró que "México no cree en los muros" y que privilegiará los intereses nacionales en las negociaciones con Donald Trump.

Al anunciar los 10 objetivos y cinco principios bajo los que se entablarán estas negociaciones, resaltó como el principal que Estados Unidos garantice trato humano y respeto a los derechos de los migrantes mexicanos, así como un coordinado y ordenado proceso de repatriación, y que ambas naciones asuman responsabilidades compartidas para promover el desarrollo de los países centroamericanos que tienen altos niveles de migración.

Otros de los objetivos serán buscar que se garantice el flujo de remesas, que EU asuma de manera corresponsable con México el compromiso para detener el ingreso ilegal de armas y de dinero ilícito, y preservar el libre comercio entre Canadá, EU y México sin aranceles.

Asimismo, modernizar el marco comercial de América del Norte con la inclusión de los sectores telecomunicaciones, energía y comercio electrónico, además de que deberán mejorar los salarios para los trabajadores mexicanos y así dejar de ser considerados como mano de obra barata, y proteger el flujo de inversiones hacia México.

"Si bien México reconoce los derechos de toda nación soberana para garantizar su seguridad, México no cree en los muros, cree en los puentes. Nuestra frontera debe ser nuestro mejor espacio de convivencia; un espacio de seguridad, de prosperidad y de desarrollo compartido", señaló el Presidente como parte del décimo objetivo para garantizar una frontera unida y no que divida.

La soberanía nacional, el respeto al estado de derecho, una visión constructiva y propositiva, la integración de América del Norte y la negociación integral, serán los principios bajo los que México dialogará con el país vecino.

Peña insistió en que no buscará la confrontación, pero pondrá todos los temas sobre la mesa, para que no queden pendientes.

"A Estados Unidos le conviene que a México le vaya bien", reiteró.

"Habrá buen acuerdo"

Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores, se dijo "seguro de llegar a un buen acuerdo" en las negociaciones que comenzarán con Donald Trump el próximo 31 de enero.

Destacó que le harán ver la importancia que tiene México para Estados Unidos. Por ejemplo, los números indican que las relaciones comerciales entre ambos países superan los 500 mil millones de dólares en un año. Además de que con Texas representó, en 2014, 92 millones de dólares y la relación con California genera 665 mil empleos.

El canciller destacó que en 2000 se estimaban 380 mil mexicanos indocumentados y en 2014 la cifra se redujo a solo 80 mil. Mientras que los indocumentados no mexicanos que cruzaban el país para llegar a EU, pasó de 215 mil en 2013 a más de 500 mil en 2016.

Por lo que insistió en que México cuenta con los elementos necesarios para llegar a una buena negociación.

En tanto, el presidente del Senado, Pablo Escudero, señaló: "Si Estados Unidos quiere salirse del tratado, que lo haga. Nosotros estamos listos, México es grande, sabremos cómo de manera rápida salir adelante, México es más grande que cualquier tratado".

La IP, lista para trabajar

A su vez, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, destacó que los empresarios están listos para trabajar en conjunto y celebró las estrategias de diversificación, pues "Estados Unidos no puede ser el único país de referencia comercial", y consideró indispensable defender los intereses nacionales y los derechos de los compatriotas en el exterior.

"El nuevo presidente de Estados Unidos ha dicho que primero su país; nosotros tenemos que hacer lo propio: todos unidos, los mexicanos primero. Los empresarios asumimos el compromiso que la situación actual demanda y estamos decididos a responder a la altura", expresó Castañón.

Claves

“Momento de unidad”

• El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que la construcción de una nueva relación con EU nos convoca a que estemos unidos por encima de nuestras diferencias partidarias.

• Confió en que se logre un acuerdo "bueno para ambos países y en el que los dos ganemos con dignidad, con apoyo en nuestras fortalezas".

• De gira por Puebla, el Presidente señaló que este momento "demanda que estemos unidos".