Por ordeña, aumentaron pérdidas de Pemex en 2016

En su informe anual enviado a la Comisión Permanente, Pemex reportó un aumento de 24 por ciento en pérdidas de petrolíferos por el robo en ductos.
El robo de combustible mediante tomas clandestinas parece ir en incremento
El robo de combustible mediante tomas clandestinas parece ir en incremento (Nacho Reyes )

Ciudad de México

Petróleos Mexicanos (Pemex) reportó un aumento de 24 por ciento en las pérdidas de petrolíferos por el robo de combustible en ductos, situación que afecta los ingresos y aumenta los costos de operación, de acuerdo con el informe anual de la empresa enviado a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.

El informe detalla que, en materia de infraestructura, en 2016 se observó un incremento de 24 por ciento en las pérdidas de petrolíferos por sustracción en los poliductos de Pemex, equivalente a 2 mil 282 millones de litros de combustible.

TE RECOMENDAMOS: Ataque a Ejército en Puebla deja 10 muertos; 4 son militares

"Esta situación afecta en forma sensible los ingresos e incrementa los costos de operación asociados a la mitigación de los daños colaterales en la sustracción ilegal de combustibles", se lee en el informe.

Para combatir esta situación, Pemex desarrolló acciones como la modernización y optimización de las operaciones del sistema de distribución y mejoró su coordinación con las distintas autoridades civiles y militares para proteger el patrimonio de la empresa.

TE RECOMENDAMOS: Acuerdan acciones contra ordeña de ductos

En lo que respecta al mantenimiento, para atender aspectos críticos de la operación, en 2016 se programó la inspección interior con equipo instrumentado en 7 mil 235 kilómetros de ductos a nivel nacional, así como la rehabilitación de indicaciones de integridad para atención inmediata.

En el documento enviado al Senado, Pemex informó que al cierre de 2016, su deuda ascendió a 1 billón 955 mil millones de pesos; además de que las reservas probadas (1P) asignadas a Petróleos Mexicanos sumaron 7 mil 219 millones de barriles de petróleo crudo, condensados y líquidos de plantas y 6 mil 984 mil millones de pies cúbicos de gas seco.

Por lo que toca al gas licuado, la empresa admitió que la apertura al sector privado, derivado de la reforma energética, impactó en pérdidas para la empresa.

El informe señala que la apertura del mercado de gas licuado repercutió en una caída de las ventas que alcanzaron 200.7 miles de barriles diarios, una disminución de 27.6 por ciento respecto a 2015.

"Por efecto de las operaciones por particulares quienes pueden importar y comercializar este producto desde marzo de 2016 y que contaban con infraestructura desde hace varios años".

OVM