• Regístrate
Estás leyendo: Patriotas
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 21:32 Hoy

Patriotas

Ese día, era un domingo, Danton pronunció en la Asamblea uno de sus discursos más famosos: "hace falta audacia, siempre audacia, más audacia ¡y Francia se habrá salvado!".

Publicidad
Publicidad

Fernando Escalante Gonzalbo

La verdad es que París estaba tranquilo ese día. Verdún no había caído. El complot de las prisiones era un fantasma impreciso, que agitaba de vez en cuando la prensa patriota. No había alarma. Y no había esos 10 mil presos. Al mediodía alguien ordenó el traslado de 24 detenidos, la mayoría religiosos refractarios, a la cárcel de la Abadía, en el centro de París. Una aglomeración detuvo el convoy en la calle Buci. La escolta, de voluntarios marselleses, irrumpió en el comité de sección reclamando que se juzgase de inmediato a los "fanáticos". Los prisioneros fueron interrogados sumariamente, y entregados a la multitud. En media hora había 19 cadáveres. A las cuatro de la tarde otro grupo invadió la cárcel del convento del Carmen, y comenzó a masacrar a los prisioneros; el comisario de la sección de Luxemburgo, improvisado como juez, comenzó a interrogar a los detenidos de dos en dos: en unas horas había ordenado la muerte de 115 de ellos.

Lee aquí el artículo completo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.