Acusan a senador de imponer religión en tema de familia gay

La diputada Martha Lucía Mícher, la senadora Angélica de la Peña y la presidenta de Gire, Regina Tamés, pidieron al senador José María Martínez respetar el estado laico.
Los empleados de Segob tendrán permiso de 10 días.
El senador panista José María Martínez dijo que las uniones entre personas homosexuales no son una familia. (Manuel Guadarrama)

Ciudad de México

Defensoras de los derechos de las mujeres y de los homosexuales desde el Senado, la Cámara de Diputados y la sociedad civil consideraron que las recientes declaraciones contra las familias conformadas por personas del mismo sexo y contra el aborto asistido que hizo el senador José María Martínez, presidente de la Comisión de la Familia, atentantan contra el estado laico.

La presidenta de Grupo de Información en Reproducción Elegida, GIRE, Regina Tamés, consideró que las declaraciones del senador José María Martínez sobre que la unión entre homosexuales no es una familia "están basadas en creencias que él tiene".

"Lo que es preocupante y reprochable es que lo haga como senador y funcionario cuando recibe ingresos del Estado, porque estamos en un estado laico... Él quiere imponer su religión a toda la sociedad", dijo a MILENIO.

Tamés recordó que la Organización de las Naciones Unidas ha discutido al respecto y hay casos resueltos por organismos internacionales en donde se reconoce que no hay un único modelo de familia.

"Como parte de una cuestión meramente religiosa, de moral, el senador desconoce esto", dijo.

Planteó que "un ambiente de un hombre y una mujer no garantiza que sea el mejor para un niño".

Al respecto de la posición del senador en contra del aborto, Tamés planteó que "las mujeres tienen el derecho a una maternidad libre y voluntaria, y como parte de ejercerla es que una de las opciones es que puedas interrumpir tu embarazo", por lo que pidió no discriminar ni atentar contra los derechos de las mujeres.

"Sigo condenando sus declaraciones y haciendo un llamado a que no se permita que funcionarios públicos tengan dinero para abiertamente discriminar", sostuvo.

Desde el Senado de la República la perredista Angélica de la Peña, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, pidió al legislador panista "tener presente el precepto constitucional y no un dogma de fe" en sus declaraciones.

La legisladora recordó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación garantizó a los congresos locales la posibilidad de legislar al respecto de ambos temas: el matrimonio entre personas del mismo sexo y el aborto.

"No vivimos en la luna, vivimos en sociedades diversas. Estas sociedades están agrupadas en formas familiares le guste o no (al senador Martínez) y tienen una gran diversidad, así es el mundo. No podemos detener el avance de estas organizaciones no se puede permitir que se ponga un pensamiento dogmático", dijo a MILENIO.

Para la senadora del PRD, el senador Martínez está opinando a nivel personal, reconociendo que "estas formas familiares a él no le gustan", por lo que llamó a que se apegue a la ley que ya "reconoce distintas formas de familia".

"No es un asunto personal, no podemos traer nuestro pensamiento filosófico a una instancia legislativa como es el Senado", dijo.

La diputada del PRD, Martha Lucía Mícher, presidenta de la Comisión Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, se debe reconocer que "la familia es una institución que está en constante cambio", por lo que criticó que el senador Martínez "en un Estado laico esté tratando de imponer y anteponer principios religiosos".

Para Mícher la creación de la Comisión de la Familia forma parte de una estrategia del PAN contra el aborto, con la que se "discrimina, distingue y lamentablemente incumple principios constitucionales".

"Es una estrategia de desprecio hacia las mujeres. Por una parte crean en Monterrey la iniciativa por primera vez para legislar sobre el derecho a la vida desde la fecundación dándole personalidad jurídica al feto, lo que viola tratados internacionales y la propia Constitución. No contentos con eso, ahora se van a Guerrero y tres diputados pueden más que todos y votan en contra de la iniciativa de Ángel Aguirre y rematan con la creación de esta comisión en el Senado", dijo a MILENIO.

La diputada del PRD cuestionó también que el senador José María Martínez haya planteado que si una pareja de homosexuales adopta a un niño se están poniendo en duda los derechos de los infantes.

"Los niños y niñas tienen derecho al amor, al cuidado, si una pareja se los da sea lo que sea y brinda esos derechos, eso es lo más importante. Si lo adopta una pareja homosexual será doblemente cuidado, amado, querido, protegido o protegida", dijo.

Finalmente pidió al senador panista "escuchar los testimonios de la gran cantidad de familias con parejas homosexuales cuyos hijos e hijas no tienen ningún trauma".