• Regístrate
Estás leyendo: Para presidente, no apoyo ni a un independiente: Kumamoto
Comparte esta noticia

Para presidente, no apoyo ni a un independiente: Kumamoto

El aspirante al Senado por la vía independiente confía en que las autoridades electorales hagan su trabajo, pero dice que "hay quienes están puestos ahí para evitar que suceda el cambio".

Publicidad
Publicidad

Pedro Kumamoto fue el primer diputado independiente en el Congreso de Jalisco. Ahora, busca repetir la hazaña para llegar al Senado.

Dice que no apoya a ningún independiente para la Presidencia... tampoco a los candidatos de los partidos.

TE RECOMENDAMOS: Me criticaron por 'brincar' al Senado: Kumamoto

El político de 28 años confía en que las autoridades electorales hagan su trabajo, pues considera que algunos están ahí para evitar que suceda el cambio.

Esto fue lo que dijo Pedro Kumamoto, aspirante independiente al Senado, en el Interrogatorio Milenio.

¿Quién eras antes de convertirte en diputado independiente?

Era estudiante. Estaba estudiando mi último semestre en la licenciatura en gestión cultural en el ITESO y después de eso, justo después de eso, de que terminé, empezamos con la recolección de firmas.

¿Cuál fue tu primer trabajo?

Mi trabajo formalmente fue ser diputado, aunque anteriormente ya estaba haciendo o estaba publicando como columnista en un periódico, pero digamos que el primer trabajo por el cual recibí una remuneración fue el ser diputado.

¿Qué compraste con tu primer salario?

La verdad no lo recuerdo muy bien ahorita, pero probablemente haya comprado un par de libros. Creo que también para ese entonces les compré un regalo a mi abuela y a mi mamá. Creo que eso fue lo primero que compré.

¿Cuál es tu posesión más valiosa?

Un par de libros, mi reloj, pero no porque sea caro sino porque me ayuda a recordar que tengo que caminar y me dice cuántos pasos llevo, y una bicicleta.

Me atrevería a decir que también no son valiosas, porque al mismo tiempo podría desprenderme de ellas y no pasaría nada, porque al final del día entre menos tienes más libre eres, en el sentido de tener posesiones que te vayan atando.

¿Qué canción escuchas cuando estás triste?

Escucho La Gran Curva de Ases Falsos y La trama y el desenlace de Jorge Drexler.

¿Qué odias y amas de México?

Creo que odio que no seamos constantes en las cosas que nos mueven y nos duelen. Me gustaría que aquellas cosas por las que queremos trabajar fuéramos más claros y más contundentes, y amo el sentido de solidaridad y de comunidad que existe en nuestro país y nuestra tradiciones, nuestra comida, la música, la literatura.

¿Todos los independientes caben en el mismo saco?

Definitivamente no.

¿Y todas las alianzas electorales?

Yo creo que tampoco.

¿Cuál es tu mayor defecto?

Creo que soy muy aprehensivo. Las cosas que tomo en serio me las tomo muy en serio.

¿Apoyarás a un independiente rumbo a la Presidencia o te decantas por algún tipo de alianza?

No. Ninguna de las dos.

¿Cuál es tu mayor error?

Supongo que tiene que ver cuando no disfruto lo que estoy haciendo y me siento muy presionado, creo que es una enorme equivocación. Aunque sean días oscuros, tormentosos o llenos de dificultades, hay que aprender a disfrutar eso.

¿Te arrepientes de algo durante tu paso como diputado por Jalisco?

Definitivamente no. Seguramente hay cosas que tengo que aprender, seguramente hubo equivocaciones, pero creo que arrepentirme, no. Por lo pronto, no.

¿Cuál es tu película favorita?

El árbol de la vida de Terrence Malick, es una película que me gustó muchísimo, y antes Deseando amar, de Wong Kar-Wai.

¿Tu comida favorita?

Mexicana, pero también japonesa y libanesa.

¿Qué es lo que siempre llevas contigo?

Las llaves, una identificación, mi celular y la llave para poder subirme a una bicicleta que es el sistema de bicicleta pública de aquí, de Guadalajara.

¿Tienes un mantra?

Creo que no. Por momentos voy necesitando frases, pero no un mantra, que yo recuerde.

¿Por qué entraste a la política?

Porque la política la haces tú o alguien más la hace en tu nombre, y estaba cansado de ver cómo se hacía la política en mi país, en mi nombre.

¿Para ser político debes vender tu alma al diablo?

Claro que no y aquí estamos, felices y sin vendernos.

TE RECOMENDAMOS: La receta Kumamoto para llegar al Congreso

¿Confías en las instituciones electorales?

Creo que es complicado, creo que hay personas que valen la pena dentro de las instituciones electorales y hay quienes están puestos ahí para evitar que suceda el cambio. Es difícil. Yo espero que hagan bien su trabajo.

¿Qué sigue para Vamos a reemplazarles?

Muchas sonrisas, peto también mucho cambio para este país.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.