Los países corruptos no están innovando: Mungiu-Pippidi

La directora del European Research Centre for Anti-Corruption and State-Building, se puede "adivinar" hasta dónde va a llegar una persona dependiendo de qué tan corrupto es su país.
Alina Mungiu-Pippidi, directora del European Research Centre for Anti-Corruption and State-Building.
Alina Mungiu-Pippidi, directora del European Research Centre for Anti-Corruption and State-Building. (Foto: Carlos Rangel)

Monterrey

Para Alina Mungiu-Pippidi, directora del European Research Centre for Anti-Corruption and State-Building, existe una relación directa entre lo corrupto que es un país y la fuga de talentos dentro de una sociedad basada en la corrupción.

La autora del libro The Quest for Good Governance, estuvo como invitada especial en la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey para compartir sus experiencia como académica y activista en su relación con la investigación de la corrupción.

Dentro de las gráficas que presentó en su ponencia, se destacó, nuevamente, que México es uno de los países con mayor corrupción en la orbe.

"Hay países que van peor, y deberían enfocarse en sus recursos humanos y ahí está México", señaló la activista.

Para la profesora de Democracia y Política Comparada en la Hertie School of Governance en Berlín, Alemania, se puede "adivinar" hasta dónde va a llegar una persona dependiendo de qué tan corrupto es su país.

"Si conoces de dónde viene esa persona podrás adivinar hasta dónde llegarán", puntualizó.

En su opinión, el círculo vicioso actual en muchas regiones se da cuando las personas más competitivas salen de su lugar de origen al sentir que debido a lo corrupto del sistema en el que viven no se podrán cambiar las cosas.

"Los países corruptos son países que no están innovando, y puedo decirte cuánta innovación tendrá un país al conocer el nivel de corrupción, y esos países corruptos tienen cero de innovación.

"Y una razón es que desaniman a las personas que podrían hacer innovación, la gente más competitiva, y aquellos que podrían retar las reglas, que quieran ganar fuera de la competencia son los primeros en salirse de la sociedad", precisó Alina Mungiu-Pippidi.