Sedis a la espera de resultados de diez auditorías a programas sociales

Rizo Castelo señala que en la pasada administración los beneficiarios estaban en las listas, más no había expedientes de los mismos.
Rizo Castelo reiteró que las irregularidades más graves se detectaron en la operación de los programas de becas Llega y Adultos Mayores.
Rizo Castelo reiteró que las irregularidades más graves se detectaron en la operación de los programas de becas Llega y Adultos Mayores. (Chema Martínez)

Guadalajara

Por irregularidades detectadas principalmente en los padrones de beneficiarios de los distintos programas sociales que se operaban durante la pasada administración, la Secretaría de Desarrollo e Integración Social se encuentra a la espera de los resultados de diez auditorías.

Lo anterior, lo informó el titular de la dependencia, Salvador Rizo Castelo, durante la glosa del I Informe de Gobierno.

“Hoy estamos pendientes de los resultados de diez auditorías a distintos programas sociales, no recibimos información suficiente para conocer e identificar a los beneficiarios; clientelares, lo señalamos porque había municipios que no contaban con apoyos y de manera discrecional la Secretaría de Desarrollo Humano determinaba a qué municipios sí iban los apoyos y a qué municipios no”, destacó.

Mencionó que incluso, los recursos no estaban orientados a las zonas de alta o muy alta marginación, “no se involucraba a la sociedad, porque no había un trabajo y un seguimiento que permitiera establecer indicadores, y ver la manera que las acciones que se realizaban impactaban o no en los indicadores que determinan la pobreza”.

Rizo Castelo reiteró que las irregularidades más graves se detectaron en la operación de los programas de becas Llega y Adultos Mayores.

Precisó que de acuerdo al proceso de validación de beneficiarios que se llevó a cabo durante los primeros meses de gobierno, ya que se dieron cuenta de que muchos de estos se encontraban en las listas de los padrones, más no se contaba con expedientes.

Dijo que de los 38 mil beneficiaros que se tenían en la pasada administración, el 60 por ciento “nunca aparecieron”, lo que al final generó ahorros por 40 millones de pesos que se regresaron a la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas (Sepaf), para que sean reorientados.