"No queremos ni un paso para atrás": padre de normalista

Familiares de los 43 estudiantes desaparecidos se encuentran en Monterrey como parte de su viaje a Matamoros, y aseguran que van a seguir buscando hasta encontrarlos.
La Caravana por la Verdad y la Justicia llegó a Monterrey.
La Caravana por la Verdad y la Justicia llegó a Monterrey. (Foto: Leonel Rocha)

Monterrey

La Caravana por la Verdad y la Justicia de los padres y familiares de los 43 normalistas desaparecidos desde hace un año y cinco meses, llegó a la plaza de Colegio Civil tras su viaje a Matamoros, Tamaulipas, y en ese lugar exigieron al gobierno mexicano no dar ni un paso atrás en las investigaciones.

"Desgraciadamente ahora la procuradora Arely (Gómez González) también está llevando las investigaciones a la línea de investigación de (Jesús) Murillo Karam, y eso es lo que no estamos permitiendo, porque no queremos ni un paso para atrás, queremos pasos para adelante; desafortunadamente así es el Estado mexicano y nosotros vamos a seguir gritando", enfatizó el señor Mario César González, padre de uno de los normalistas desaparecidos el pasado 26 de septiembre de 2014.

Para el padre de familia la situación de no creer en el gobierno se debe a que, según él, el mismo gobierno se ha encargado de que no crean en ellos al no darles respuestas.

"Ellos (el gobierno) hicieron que no creyéramos en ellos, desafortunadamente ellos tuvieron la culpa de que nosotros no creamos en ellos, nosotros sí creíamos como padres de familia, como ciudadanos, pensamos que la autoridad iba a responder y a hacer su trabajo, pero no.

"Desgraciadamente para nosotros la autoridad nunca tuvo respuesta, para nosotros siempre fue evadirla, y siempre fue que su mentira histórica y todo eso, eso fue lo que a nosotros nos ha enseñado el Estado mexicano", puntualizó el señor González.

A su regreso de la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, considera que hay un viso de esperanza de que por fin una autoridad hará su trabajo, pero esperarán hasta el lunes para ver si no fueron sólo palabras, otra vez.

"En Matamoros, pues esperemos que bien, las copias (de los expedientes) supuestamente nos las mandan el lunes, pero desafortunadamente ya no creemos en ellos, hasta no ver no creer.

"Ojalá y sea el primer funcionario público que sí de verdad hace su trabajo y entregue las copias en el momento en que lo dice y que no sean sólo palabras como lo han estado haciendo los demás", señaló.

Mientras se desarrollaba una ceremonia en la plancha de la plaza de Colegio Civil, el padre de uno de los 43 normalistas aseguró que no son necios con su lucha.

"Vamos a seguirlos buscando hasta encontrarlos, nosotros no nos vamos a echar para atrás nadie, ni a dejar que esto quede impune, vamos a seguir buscándolos con vida.

"Y no porque seamos necios, ni porque los queremos nosotros, afortunadamente no nos han demostrado lo contrario científicamente", comentó Mario González.

Además del cansancio y con un visible sentimiento de impotencia en el rostro, don Mario aseguró que su vida y la de los padres de los 43 se acabó ese 26 de septiembre de hace 17 meses.

" Vida no tenemos los 43 padres de familia, vida ya se nos acabó, vida nos la quitaron desde que nos arrebataron lo más sagrado que son nuestros hijos", lamentó.