Piden al Senado selección clara de titular de la CNDH

Organizaciones civiles consideraron que el país enfrenta una crisis de derechos humanos, por lo que exigen que la elección del ombudsman nacional sea con base a los principios de la OCDE.
Senado de la República
Senado de la República (Especial)

Ciudad de México

Amnistía Internacional y organizaciones de la sociedad civil demandaron al Senado que el proceso de selección del ombudsman nacional sea claro, equitativo, transparente y democrático.

Destacan que actualmente, el país enfrenta una crisis de derechos humanos manifiesta en la inestimable cifra de desapariciones, ejecuciones extrajudiciales, homicidios; en la persistencia de la tortura y otros tratos inhumanos y crueles, en las detenciones arbitrarias, el abuso a migrantes, en la situación que viven sus personas defensoras y también las y los periodistas.

Frente al contexto actual de creciente deterioro de estos derechos, consideraron que el rol proactivo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) puede ser determinante para mantener los equilibrios democráticos y las premisas fundamentales del Estado de Derecho. Dicha instancia es un enclave vital para la vigilancia, defensa y protección efectiva de los derechos humanos en nuestro país.

En la carta organizaciones como AI, Fundar, Artículo 19, Centro Pro y Gire entre otras destacan que aún existe una grave omisión legislativa al no haberse armonizado la ley de la CNDH con el artículo 102 B constitucional (reformado en junio de 2011, respecto a los lineamientos que se deben observar para la designación del titular).

Por eso le solicitan al Senado que el proceso de designación del nuevo ombudsman tome como base los principios básicos de la OCDE sobre procesos de consulta pública que son:

Notificación: implica la comunicación de información relevante y oportuna a la ciudadanía sobre el proceso de designación por todos los medios disponibles. Esta acción constituye un derecho para la población frente al cual, el Senado tiene una obligación positiva de generar información y de propiciar la comunicación como preludio de una posterior consulta que llevará a cabo con los grupos de afectados y de organizaciones interesadas.

La consulta: es la búsqueda activa por parte del Senado de opiniones de individuos, grupos, asociaciones, organizaciones interesadas y/o afectadas. Esta acción tiene como punto de partida un proceso comunicativo de doble flujo entre el ente público y la ciudadanía con el objeto de identificar problemas actuales de la institución con respecto a la problemática nacional de derechos humanos y abonar con ello, a la evaluación de la gestión de quien desea reelegirse para el cargo al frente de la CNDH o bien, en el caso de un nuevo proceso, para contrastar con el perfil y la trayectoria de los nuevos aspirantes.

Y la participación que implica un envolvimiento activo de las personas, grupos y organizaciones interesadas en la realización de los objetivos que persigue la institución y por ende, en su involucramiento para la designación de su titular.

En la medida que se garanticen los puntos que exponen, consideraron, se abonará a la legitimidad de origen de la CNDH como máximo organismo responsable de la protección, defensa y garantía de los derechos humanos en nuestro país.