Aún hay resistencias por el nuevo sistema de justicia penal: senadora

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, Angélica de la Peña, dijo que hay una corriente de políticos que apuestan por que fracasa el nuevo sistema.
Angélica de la Peña, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado.
Angélica de la Peña, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado. (Tomada de Twitter / @senadomexicano )

Ciudad de México

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, la perredista Angélica de la Peña dijo que el nuevo sistema de justicia penal aún enfrenta resistencias para entrar en vigor el próximo 16 de junio, de acuerdo con la reforma constitucional de 2008.

"Hay quien apuesta a que fracase, hay una corriente que todavía sigue dando coletazos del anterior sistema, que sigue estando en algunas posiciones de poder y que también están remando en contra, son los menos, pero hacen mucho ruido, entonces, no hay que cejar en que la Constitución nos está señalando un mandato y ese mandato hay que cumplirlo en tiempo y forma", dijo.

Durante la inauguración del Simposio "Reforma a la justicia penal: cuando los transitorios nos alcancen", convocado por el Instituto Belisario Domínguez, la legisladora dijo que esta norma es una de las reformas estructurales más profundas y por eso ha encontrado una gran cantidad de obstáculos en su implementación que radican en la forma en cómo se ve la justicia penal dentro de un sistema que debemos sepultar para entrar a uno nuevo.

Sin embargo, dijo que ésta es una condición común en todos los países donde se ha implementado un nuevo sistema de justicia penal para transitar de un modelo inquisitorio a uno garantista.

Por ello, agregó la senadora, hay que ver las críticas de manera propositiva para buscar siempre los caminos que permita mejor impartición de la justicia, reinserción social y dar certidumbre y buscar que todo lo que se decide por parte de las autoridades garantice a la gente los derechos que la Constitución le otorga.

Por otra parte, el senador del PRD, Luis Humberto Fernández Fuentes consideró que para que la Reforma de Justicia Penal no termine convirtiéndose en lo opuesto a su cometido, es necesario dar un seguimiento y escuchar las voces críticas que destacan los puntos en los que la ley es perfectible.

Destacó que el tema de fondo es "cómo hacemos que esta reforma no se convierta en un agente de la injusticia, cómo logramos un equilibrio muy preciso entre los derechos humanos, los derechos ya ganados que son inalienables e innegociables, contra una operatividad mermada de un Estado".

Fernández Fuentes reconoció que el análisis sobre la reforma no deja de ser preocupante pues al parecer no habrá mejoras antes de empeorar un poco.

"No tenemos certezas de que el nuevo sistema vaya a dar los resultados que esperamos, no tenernos certeza de que haya más justicia", advirtió, por lo que el objeto del debate debe ser cómo evitar que las instituciones se conviertan en algo contrario a lo que se requiere", dijo.