Urge mando único: vigilante internacional de derechos humanos

El inspector del Nuevo Orden Mundial, Iván M. Riebeling, aconsejó desaparecer a las Policías contaminadas, pues considera que ahuyentan la inversión extranjera y nacional.

Monterrey

La violación a los derechos humanos, el secuestro y la agresión a migrantes y connacionales, es una práctica que se ha institucionalizado por parte de los policías estatales y municipales en los estados de Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Chiapas, Tamaulipas y Baja California, advirtió Iván M. Riebeling, presidente e inspector del alto comisionado, vigilante de derechos humanos internacionales del Nuevo Orden Mundial.

Entrevistado en su visita a Monterrey para instalar la delegación de esa organización, a la que están afiliados políticos de todos los partidos, gobernantes de los 3 niveles, diplomáticos y ciudadanos en general entre otros, se pronunció en favor del mando único, como solución al grave problema que considera crece y pone en riesgo a la inversión extranjera y nacional.

Riebeling alertó sobre la urgente necesidad de atender la crisis humanitaria que enfrentan en la frontera norte del país miles de haitianos – y que su organización atiende a su vez- antes de que las mujeres se prostituyan por necesidad y los hombres sean reclutados por la fuerza para el crimen organizado.

"Apoyamos el mando único con la Gendarmería, la Policía Federal, la Marina y la Defensa Nacional al frente, para establecer estrategias que enfrenten la violación a los derechos humanos, los secuestros, las agresiones y los abusos de policías locales y de integrantes de los cárteles de la delincuencia organizada", puntualizó.

En ese contexto, advirtió, las recomendaciones son las de desaparecer esas policías contaminadas en las entidades federativas y crear nuevas instituciones, con personal capacitado sobre todo en los protocolos de la protección de los derechos humanos y con ellos restablecer la tranquilidad que se perdió al rebasarse las autoridades estatales y municipales.

La organización que encabeza Iván M. Riebeling señala que a diario se enfrenta a escenarios de agresión, maltrato y violaciones a derechos humanos de los grupos más vulnerables, por lo que se cuenta con personal capacitado, abogados y profesionistas que apoyan a los afectados.

FSAD