El nuevo aeropuerto llegará a su máxima capacidad en 2065

Alcanzará a movilizar a casi 120 millones de pasajeros y llegará al tope como el actual.
En 2018 contará con 90 slots, de acuerdo con el director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares.
En 2018 contará con 90 slots, de acuerdo con el director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares. (René Soto)

México

Se estima que en 2065 el nuevo aeropuerto llegue a su capacidad máxima, es decir, será hasta entonces cuando llegue a movilizar a casi 120 millones de pasajeros y se encuentre al tope como el actual, dijo Gilberto López Meyer, director general de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA).

"Los estimados de crecimiento de la demanda hablan de que vamos a alcanzar la máxima capacidad de este aeropuerto en la década de los 60, aproximadamente".

Sin embargo, no descartó que sea un poco antes, pero esto dependerá del crecimiento de la aviación, de la demanda de pasajeros y de una flota de aviones más amplia.

Lo que significa que tendrá un crecimiento más acelerado que tiene el AICM, pues éste se inauguró en 1952 y es hasta 2013 cuando empezó a tener al límite sus operaciones.

López Meyer comentó a MILENIO que en la primera etapa que estará lista hacia 2018, contará con 90 slots por hora, lo que significa 55 por ciento más de los que tiene el actual aeropuerto (58 slots).

Asimismo, aseguró que no existe preocupación por el tipo de suelo para la obra, aseguró que se trata del mismo en el que se encuentra edificada la actual terminal áerea y alrededor de 50 por ciento de las construcciones en la Ciudad de México.

A su vez, Alonso Quintana, director general de ICA, coincidió en que existe la tecnología y el conocimiento de la ingeniería civil para afrontar los retos constructivos que implicará esta obra.

"La Comisión Nacional de Agua trabaja para generar el drenaje que se necesite en la zona, los ingenieros mexicanos conocemos lo que es hacer obras en este tipo de terrenos", argumentó.

FINANCIAMIENTO

El esquema para financiar el nuevo aeropuerto será mixto, es decir, de recursos públicos y privados, cifras incluidas en la presentación del proyecto indican que serán 169 mil millones de pesos.

De éstos, 98 mil millones provendrán del Presupuesto de Egresos de la Federación y 71 mil millones de capital privado (créditos bancarios, emisiones de flujo), también en este último se considera que el flujo excedente del actual AICM sirva para financiar al nuevo.

El uso de los 169 mil millones de pesos se divide de la siguiente forma: 127 mil 400 para la infraestructura aeroportuaria, 20 mil 500 para el diseño e ingeniería, 16 mil 400 para obras hidráulicas y 4 mil 700 para obras sociales.

"Este proyecto de infraestructura se financia como cualquier otro que es rentable, donde el proyecto forma parte del patrimonio del gobierno federal, porque éste lo va construir y operar, entonces es el principal accionista, aporta recursos fiscales en un porcentaje y otro en deuda", explicó Federico Patiño, director corporativo financiero del nuevo aeropuerto.

Señaló que a partir de este año se espera captar de los mercados mil millones de dólares, que servirán para arrancar con las obras y para cubrir parte del próximo año.

De captación, dijo que se pretende percibir hasta 6 mil millones de dólares durante el plazo de construcción de la obra, y que no será por contrato directo la adjudicación de la obra a las constructoras, sino que éstas tendrán que pasar por un proceso de licitación.