Después de 2018, primeras pistas del aeropuerto

"En esta administración no elegimos la ruta corta o la más fácil. Hacemos frente a nuestros desafíos de décadas con soluciones duraderas, con reformas transformadoras y nuevas políticas ...
 La presentación fue en el salón Adolfo López Mateos de Los Pinos.
La presentación fue en el salón Adolfo López Mateos de Los Pinos. (Nelly Salas)

México

Con una inversión de 120 mil millones de pesos, el presidente Enrique Peña Nieto presentó el proyecto trasexenal del nuevo Aeropuerto Internacional Benito Juárez y afirmó que todas las actividades vinculadas al desarrollo del proyecto se harán con transparencia y pleno respeto a la ley, garantizando la protección de los derechos de los habitantes de las colonias y comunidades colindantes a la obra.

En el salón Adolfo López Mateos de la residencia oficial de Los Pinos, el jefe del Ejecutivo mencionó que la nueva terminal aérea será un emblema del México moderno y uno de los más grandes del mundo.

La obra se realizará en etapas "y tomará años llevarlo a su máxima capacidad". La primera fase contempla dos pistas de uso simultáneo para transportar a más de 50 millones de personas, mientras que en su segunda fase contará con un total de seis pistas para atender a 120 millones de pasajeros anuales.

"Estoy consciente de que se trata de un proyecto transexenal, y que esta administración no tendrá tiempo suficiente para poner en operación el nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, pero lo importante es que México cuente con un aeropuerto de clase mundial para impulsar su desarrollo durante los siguientes años y décadas", agregó.

Por ello, dijo que se está actuando con "responsabilidad y no mirando en entregarlo a corto plazo, pues este es un aeropuerto que merece la capital de los mexicanos".

"En esta administración no elegimos la ruta corta o la más fácil. Hemos optado por el camino de la responsabilidad; estamos haciendo frente a nuestros desafíos de décadas con soluciones duraderas, con reformas transformadoras, nuevas políticas sectoriales y también con grandes proyectos de infraestructura. Justamente uno de los principales desafíos era encontrar una alternativa viable para construir un nuevo aeropuerto que necesita nuestra capital y el país en su conjunto", señaló.

Mencionó que se hicieron estudios y se analizaron las propuestas presentadas al gobierno federal, para verificar que tuvieran un impacto positivo para el desarrollo social de las comunidades aledañas.

Además, explicó que el aeropuerto se construirá en 4 mil 430 hectáreas que son propiedad federal —adquiridas en el oriente de la Ciudad de México. Comentó que en todo el proceso de construcción se emplearán directa o indirectamente a más de 160 mil personas y se favorecerá la contratación de cientos de pequeñas y medianas empresas.

Indicó que, adicionalmente, esta obra de tal impacto requerirá también la ampliación de la red de transporte e infraestructura metropolitana.

Explicó que el financiamiento de este proyecto contará con recursos fiscales, pero, en su mayoría, será autofinanciable a partir de los ingresos que generará el actual aeropuerto y el nuevo, una vez que esté en operación.

Indicó que esta construcción permitirá contar con obras de alto impacto social en el mediano y largo plazo, toda vez que en la zona habrá planteles de educación superior como la Universidad Metropolitana de Aeronáutica y Aviación, así como centros de capacitación, investigación y desarrollo tecnológico.

En su discurso, el jefe del Ejecutivo mencionó que se desarrollará una zona habitacional para quienes trabajen en esta terminal aeroportuaria y operará bajo los más altos estándares internacionales, utilizando energías limpias y tecnologías verdes.

Además, destacó que al cambiarse la ruta de aproximación aérea a la Ciudad de México se reducirá la contaminación auditiva, "será símbolo de modernidad y un gran legado para las futuras generaciones de mexicanos".

Donación

-El gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, comentó que la obra contará con un plan ambiental, y que la próxima semana enviará una iniciativa para donar un terreno de 760 hectáreas.

-En tanto, el jefe de Gobierno del DF, Miguel Angel Mancera, comentó que el proyecto del nuevo aeropuerto tendrá impacto en el turismo de la Ciudad de México y ayudará a crear empleos en la zona oriente del DF y del Valle de México.

Norman Foster

El arquitecto británico dirige el despacho de Foster + Partners que tiene sus oficinas principales en Londres, Inglaterra, pero cuenta con representaciones en diversas partes del mundo, por lo que han realizado obras destacables en diferentes países.

Desde su nacimiento, en 1967, esta empresa, encabezada por Norman Foster y su esposa Wendy Cheesman (ya fallecida), ha recibido más de 620 premios a la excelencia y ha ganado 100 concursos tanto nacionales como internacionales.

En 1985, este arquitecto británico diseñó la obra que le dio reconocimiento internacional: el Banco de Hong-Kong y Shanghái, de 47 pisos y cuatro niveles de sótano. También es el autor del puente más alto del mundo, que se eleva 243 metros sobre el río Tarn, en Francia.

Ejemplos de su trabajo se pueden observar con la Torre Caja Madrid, en España; la de Ilham Baru Tower, en Kuala Lumpur, y los aeropuertos de Stansted, en Londres, y el de Pekín, en China.

El arquitecto ha recibido dos títulos de la realeza: primero el de Sir (1990), y luego el de Lord (1999).

Fernando Romero

El arquitecto mexicano, yerno del magnate Carlos Slim, fundó hace 14 años, tras su regreso de Rotterdam (1995-2000), el despacho de arquitectura FR-EE (Fernando Romero Enterprise) en la Ciudad de México, del cual también abrió oficinas en la ciudad de Nueva York durante 2010.

La firma internacional del arquitecto egresado de la Universidad Iberoamericana suma cerca de 50 proyectos, tiene 13 destacados colaboradores y cuenta con 60 trabajadores, realizando diversas obras enfocadas al urbanismo, la vivienda y proyectos arquitectónicos en Sudamérica, Estados Unidos, Europa y Asia.

Cabe destacar que Romero, de 43 años, es miembro del American Institute of Architects, así como del Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México; con proyectos en los que destacan la Plaza Carso (2008), el Museo Soumaya (2011), la Plaza Mariana, el Acuario Inbursa y el Centro de Convenciones en Los Cabos, Baja California (2012).

Entre los reconocimientos que ha recibido está el Premio de la Bauhaus por Villa S (2005).