¿Cómo evitarán la corrupción en verificentros con la nueva norma?

La nueva norma incluye medidas como que los verificentros den datos de quién autoriza las verificaciones, hologramas infalsificables y vigilancia permanente de la Profepa.
El titular de la Semarnat, Rafael Pacchiano, dijo que se homologarán los verificentros de transporte pesado.
La nueva norma incluye medidas como que los verificentros den datos de quién autoriza las verificaciones, hologramas infalsificables y vigilancia permanente de la Profepa. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

La nueva norma vehicular de la Semarnat incluye medidas de seguridad que pretenden evitar la corrupción en los verificentros, que los automovilistas no obtengan ilegalmente un holograma que no les corresponde o que circulen con autos que contaminan.

Cuando se anunció que habría una nueva norma vehicular de emergencia, el titular de la Semarnat, Rafael Pacchiano, dijo que uno de los problemas de la contaminación era la corrupción porque el 70 por ciento de los autos de la Megalópolis circulaban todos los días, pues tenían calcomanía 0 , muchas de ellas obtenidas u otorgadas de forma indebida.

Ayer, la Secretaría de Medio Ambiente presentó la norma de emergencia para los vehículos que circulan en la Ciudad de México, Hidalgo, Estado de México, Morelos, Puebla y Tlaxcala y que tendrá vigencia de seis meses, pero que podría extenderse hasta julio de 2017.

La nueva norma incluye medidas para evitar la corrupción como:

Vigilancia de verificentros: la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) vigilará que los verificentros cumplan la ley.

Los hologramas y certificados evitarán falsificación: las constancias de Verificación Vehicular y los hologramas estarán fabricados con tintas especiales que eviten la falsificación y tendrán un código de seguridad impreso con los datos del vehículo, la matrícula, el estado, dónde se verificó y quién autorizó, un número de serie y los resultados de las pruebas.

Computadoras conectadas y vigiladas: Todas las computadoras en los verificentros estarán enlazadas a una computadora central, bajo el control de las autoridades, para que la información que se ingrese se almacene en una nube, con lo que las autoridades federales podrán comparar la asignación de los hologramas con las nuevas formas de verificación y detectar aquellas alteradas.

Las autoridades aprobarán o rechazarán los resultados: con el nuevo sistema de información cada verificentro recibirá de las autoridades federales la instrucción de aprobar un vehículo o rechazarlo, como sucede con una tarjeta de crédito.

Radares que detectarán a los coches contaminantes: habrá un sistema de medición remota que permitirá a través de un aparato de rayos infrarrojos y ultravioletas, que estarán en las calles, medir los contaminantes emitidos por el vehículo que pasa y cuando un auto rebase los niveles permitidos, tomará una foto o video de la placa del coche.

Las autoridades locales y la Secretaría de Comunicaciones de Transportes (SCT) verificarán que los autos que estén circulando no contaminen con estos radares y podrán cotejar la información del holograma con los datos guardados en la nube.