La "nueva APPO" va contra Peña, el Pacto y las reformas

El movimiento mostró su primer rostro en junio de 2006, cuando el entonces gobernador Ulises Ruiz ordenó el desalojo del zócalo.
La nueva APPO, rebautizada ahora como Frente Único de Lucha Socia, va contra Peña Nieto, el Pacto y las reformas.
La nueva APPO, rebautizada ahora como Frente Único de Lucha Socia, va contra Peña Nieto, el Pacto y las reformas. (Luis Alberto Cruz/Archivo)

Oaxaca

La rebelión está de vuelta. Pero esta vez su pretensión es trascender en Oaxaca para “convertirse en el embrión de una insurrección generalizada en todo el territorio mexicano” y posicionarse en el concierto internacional a través de giras de difusión.

En junio de 2006 este movimiento mostró su primer rostro bajo el nombre de Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), cuando el entonces gobernador Ulises Ruiz ordenó el desalojo del zócalo que era ocupado por maestros de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, lo que generó un escenario de confrontaciones entre las fuerzas policiales y el movimiento.

Fueron cinco largos meses de una guerra sin cuartel, de barricadas, de cohetones, de sangre y muerte. Ahora, a siete años de distancia, la APPO ha sido sacada del baúl de la historia para rebautizarla como Frente Único de Lucha Social (Fulus).

En noviembre de 2012 iniciaron los primeros contactos entre 400 organizaciones, media docena de sindicatos y otro tanto de colectivos y organismos no gubernamentales. Sus creadores, maestros, campesinos, indígenas, luchadores sociales, aseguran que han aprendido la lección, que ahora el Fulus tiene estructura y organización tan vasta como para atraer a los movimientos sociales más radicales del país, inclusive con la capacidad de convocatoria para captar a los grupos guerrilleros, así como a los de San Salvador Atenco, al movimiento #YoSoy 132 y al SME, entre otros.

Las demandas del Fulus son diversas, pero todas se amalgaman hacia una sola dirección: “hacerle frente al gobierno de Enrique Peña Nieto, a sus reformas estructurales como la educativa, la energética y la laboral y a sus compinches del mal llamado Pacto por México que terminó por pulverizar a la oposición”.

En cuestión de días el frente pasará “a la ofensiva”, en primera instancia boicoteando las elecciones en esta entidad, así como la celebración de la Guelaguetza, después, dicen sus líderes, se desencadenará una serie de acciones de protesta en varios puntos de la República para mostrar “el músculo de esta refundación de la APPO”.

La Comisión de Organización del Fulus asegura que la creación de la Gendarmería Nacional tiene la dedicatoria hacia su movimiento y organización. “Pero no se van a encontrar con un membrete, sino con una sola fuerza, tan real, que sentirán su peso y poder cuando nuestras fuerzas comunitarias encaren al Estado Mexicano”.

Estas son las voces del llamado a la insurrección. Se trata de profesores, campesinos, indígenas que conforman la cúpula de la reingeniería de la APPO hacia el Fulus. Ellos son Gustavo Adolfo López Ortega, quien en 2006 fungiera como el mariscal de la logística y comunicación; Miguel Cruz, Luis Fernando Canché, Elena Lara, Roberto Jiménez García y César Martínez, todos comisionados para hablar con MILENIO en uno de los recesos de las asambleas celebradas en la sede de la sección 22 del magisterio oaxaqueño.

Gustavo Adolfo refiere algunos de los nombres de las organizaciones que ya se aprestan a reposicionar a la APPO con su nuevo rostro: Frente Popular Revolucionario, Voces Oaxaqueñas Construyendo Autonomía y Libertad, Frente Nacional Indígena, Consejo Indígena Popular, Organización de Comerciantes en Conciencia, Frente Amplio de Comunidades Marginadas, Colonia Álvaro Obregón, Los Antielóicos y “Ricardo Flores Magón”, entre otras.

“Se trata de un colegiado, de un gran colectivo cuya toma de decisiones es horizontal, sin liderazgos predeterminados; el objetivo es cumplir con ese llamado que en su momento lanzó el subcomandanteMarcos, de todos para adentro. Por eso las puertas están abiertas a todas las izquierdas, de las más moderadas, que buscan el diálogo y creen en el parlamentarismo, hasta los grupos guerrilleros”, afirmó Gustavo Adolfo.

Agregó que la Comisión Organizadora no pretende sentarse a una mesa de diálogo, ni con

el gobernador Gabino Cué ni con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, aunque precisa que cada organización como tal está en su derecho de seguir por la vía del diálogo para resolver sus demandas.

“No vamos a apresurar los ritmos, porque el objetivo central es darle una sacudida nacional, un estallamiento general, convertir este nuevo frente en referente nacional e internacional para gestar una insurrección generalizada”, advirtió.

Elena Lara refiere que en breve iniciarán un recorrido nacional e internacional para “concientizar al pueblo, a la sociedad mexicana sobre el grave daño que puede haber si se privatiza Petróleos Mexicanos, de continuar con reformas estructurales que solo traerán beneficio a mil 200 mexicanos.

“Nuestra lucha es de corto, mediano y largo plazo”, señala Miguel Cruz en la que se habrá de realizar una labor de hormiga en cuanto a la articulación del “descontento nacional” y que servirá para “derribar el actual sistema político”, abundó.

El Fulus cuenta actualmente con seis comisiones: Organización, Prensa y Propaganda, Alianzas, Finanzas, Orientación Política, y Seguridad. Luis Fernando Canché explica que por el momento se trabaja en 37 sectores y en varias regiones de Oaxaca y en esta labor “nos estamos encontrando con una verdadera fortaleza para reorientar a las bases.

“Estamos logrando la articulación de un solo lado, en un solo frente, lo que nos permite crear las condiciones para reorganizarnos ya no solo como resistencia, sino para lanzarnos a la ofensiva junto con movimientos sociales poderosos como el del SME, el de los mineros de Cananea, entre muchos otros, para encarar al Estado mexicano”.

Los nuevos liderazgos de este nuevo rostro en rebelión, han recibido la noticia de que en su contra estarían enderezándose varias averiguaciones previas y en consecuencia órdenes de aprehensión. A nadie se llama por sorpresa y sí, están puestos a reeditar el verano de guerra.

Sócrates Santiago Chiñas, secretario de Alianza y Gestoría Social del gremio, expuso que la determinación de reconstituir la APPO en el Frente Único de Lucha, pretende contar con una gran fuerza de movilización social para hacer frente a los embates de los gobiernos estatal y federal. Aclarando que aún está pendiente atender el pliego de demandas que se entregó al gobierno de Cué.

Adelanto que las tareas a corto plazo, estarán orientada a respaldar la lucha que ha iniciado la gremial para derogar la reforma educativa federal y lograr la libertad de los cuatro profesores y un activista que recientemente fueron implicados el secuestro de los sobrinos del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani.

Precisó que la APPO “se fundó el 17 de junio de 2006 en el contexto de la sublevación popular contra Ulises Ruiz, donde participaron en su formación 365 organizaciones sociales, ayuntamientos populares y sindicatos con una demanda única: la salida del asesino y mal gobernador de Oaxaca”.

A la refundación de la APPO asistieron representantes del Sindicato Nacional de Electricistas, del Partido Comunista de México y miembros de organizaciones sociales de izquierda de Guerrero y Chiapas.