La última entrevista de Norma Villarreal

La ex alcaldesa del PAN en San Pedro, quien falleció este martes, cuenta a MILENIO parte de su trayectoria en el partido y su paso por el municipio.
Norma Villarreal fue alcaldesa de San Pedro de 1967 a 1969.
Norma Villarreal fue alcaldesa de San Pedro de 1967 a 1969. (Foto: Especial)

San Pedro Garza García

Con sus 87 años a cuestas, Norma Villarreal de Zambrano, primera mujer que fue alcaldesa por el PAN en San Pedro Garza García (1967 a 1969), reconoce que el partido albiazul se caracterizó por la honestidad de sus militantes.

Y, hace una pauta, se dice así misma, "mira hijo", así nos dice, "yo estoy desconectada, alejada no sólo del partido, sino de la política en general y la verdad que el PAN de ahora es un partido muy distinto al que yo conocí y con orgullo pertenecí y de alguna manera me siento todavía adentro".

En entrevista para MILENIO, la señora cuenta temas poco conocidos con relación a don Manuel Gómez Morín, fundador del partido que le hizo contrapeso al PRI cuando era PNR y pasaron largos años para lograr su propósito de llegar al poder y dirigir los destinos de México.

Doña Norma Villarreal de Zambrano fue la primera mujer en México en ser alcaldesa y sentar las bases para convertir al municipio, considerado ahora la "joya de la corona", en el bastión del PAN y el mejor municipio de México.

Doña Norma, ¿cómo es que se involucra usted en política y porqué en el Partido Acción Nacional que en el pasado no ganaba elecciones y, si triunfaba, no se lo reconocían?

Mire, yo tuve una norma de mi padre Eduardo Villarreal Wuerpel, quien desde que tuve edad para votar y ya lo podíamos hacer las mujeres me obligaba a ir a las urnas para cumplir con esta obligación de todos los ciudadanos.

La verdad, no pensé en ese entonces ser alcaldesa y mucho menos tener la invitación para ser candidata a la gubernatura por el PAN desde luego, y eso lo rechacé porque si saqué adelante la alcaldía, mi preparación no daba más para aspirar a la gubernatura.

Pero... usted hubiera ganado de calle, era muy estimada, muy admirada y seguramente con su labor en San Pedro sin duda que el triunfo le habría llegado.

No, acuérdese que batallábamos mucho para que se nos reconocieran las victorias, que eran pocas, debo confesarlo, pero pues usted sabe lo que pasó, de manera que no acepté el ofrecimiento.

¿Quién la propuso a usted que fuera candidata al Gobierno de Nuevo León?

La gente. Es que hice mucho servicio social antes de ser alcaldesa y pues estaban agradecidos.

¿Ese es más mérito que la candidatura le llegue de la cúpula, como ahora?

No lo sé, ni quiero dar respuesta a esa pregunta, lo cierto es que rechacé la propuesta que se me hizo y concluí creo que con éxito mi labor en el Cabildo y me retiré, no volvía a ocupar ningún otro cargo, aunque sí continué ligada al partido.

Y... ¿porqué Acción Nacional, se lo inculcó su padre, él era panista?

Fíjese que no, ni panista ni miembro de ningún otro partido, él era alemán, pero tenía esa disciplina de ser muy cumplido con las actividades cívicas y pues seguimos su ejemplo.

En el caso suyo, ¿cómo se interesa en participar en política hasta llegar a ser alcaldesa?

Yo me cambié para San Pedro en la década de los cincuentas y algunas amigas mías tenían un dispensario para la gente, me pidieron que las ayudara y acepté, lo hice colaborando sin recibir ninguna remuneración, fue la condición que puse y fue aceptada.

Fue así como el dispensario fue creciendo, se le denominó "Dispensario San Pedro" y atrajo el interés de toda la gente de escasos recursos, se nos llenaba todos los días, nos pedían medicamentos, atención médica, etcétera.

Le pusimos mucho cariño a este dispensario, la familia de los Benavides nos regalaban las medicinas, de manera que teníamos de sobra para apoyar a la gente, y también se requería hospitalización y de alguna manera o de otra se conseguía atención.

Era un San Pedro muy diferente, se le consideraba un pueblo, eran pocas las calles que estaban pavimentadas, y no había drenaje, ni en los sectores residenciales que ya existían, la gente de recursos tenía su propia fosa séptica.

¿Ya pertenecía usted al PAN?

Sí militaba pero no de tiempo completo porque le dedicaba más horas al dispensario.

Recuerdo que usted fue regidora en la administración que encabezó su antecesor Humberto Junco, el primer miembro del PAN en ganar la alcaldía de un municipio, por lo menos aquí en Nuevo León, en el Gobierno que encabezó el priista Eduardo Livas Villarreal.

Así fue, pero le cuento, un grupo de gentes que ayudábamos y las que formaban parte del dispensario me propusieron que me lanzara de candidata a alcaldesa, cuando se mencionaba a Junco como el que iba a ser el abanderado.

Les dije que no, que no tenía la preparación para ocupar ese cargo, que el PAN requería a personas más preparadas y el señor Junco, a quien le decían "El Güero", era ampliamente conocido en los círculos sociales, en toda la comunidad y entonces él fue candidato.

Y cuando integró su planilla me invitó a que participara como regidora y acepté, ahí si acepté porque como no sabía mucho de la función pública, pues me sirvió para ir aprendiendo, pero sin ningún fin político.

¿A los tres años se convirtió usted en la candidata natural a la alcaldía de San Pedro, de manera que se lo propusieron y ahora sí aceptó?

No supe pero finalmente les dije que sí, participé en la campaña, en uno que otro mitin que hacíamos nosotros arriba de la caja de una camioneta pickup y recorrimos parte del municipio.

El alcalde Humberto Junco ya había pavimentado la avenida Vasconcelos, de manera que el desplazamiento era mucho más rápido y empezaba a comunicarse el casco de San Pedro con las áreas aledañas.

Esa avenida se hizo con el apoyo de los comerciantes y empresarios, con los ciudadanos a los que se solicitó su apoyo y con mucho gusto lo dieron porque los recursos del Ayuntamiento eran muy limitados, demasiado limitados.

Llegaron las elecciones, usted triunfó y se hace cargo de la alcaldía de San Pedro. ¿Qué recuerda de su paso por la alcaldía?

Hubo muchas cosas, pero todas o la mayoría con el apoyo de la gente, y le voy a contar algo sobre Manuel Gómez Morín. Hicimos con el apoyo del PAN nacional, concretamente de Manuel Gómez Morín, del Gobierno del Estado, la avenida que hoy lleva su nombre, intentamos cuando la inauguramos ponerle su nombre y no quiso.

Ya había convencido al gobernador Eduardo A. Elizondo, que era del PRI, pero muy amigo de Luis Santos de la Garza, del PAN, para que nos permitiera ponerle ése nombre a la avenida, pero Gómez Morín me llamó y me agradeció que lo recordara y tratara de perpetuar, pero no quiso ningún homenaje en vida.

Hicimos escuelas, construimos aulas, creamos algunas plazas, hubo muchas obras que teníamos el apoyo de los clubes de servicio como Sembradores, Rotarios, entre otros.

Y ya que hablamos de Gómez Morín, ¿qué recuerda de él?

Un hombre muy visionario, un entregado a la patria, un auténtico patriota, un hombre que se entregó a México y fundó el Partido Acción Nacional.

Me contaba usted que le ofrecieron la candidatura a gobernadora después de su labor en el Ayuntamiento de San Pedro, ¿fue la cúpula del partido federal, o a nivel estatal?

No me acuerdo, pero le voy a decir que la gente que me promovió para alcaldesa hizo un consenso entre muchas personas más y llegaron a la conclusión de que yo debería ser la candidata al Gobierno. Pero no, no, definitivamente eso si no lo acepté.

¿Por qué declinó tan alto honor en un político?

Yo no estaba preparada para ocupar ese cargo, la alcaldía comoquiera, inclusive me la ofrecieron de nuevo años después, pero no, tampoco acepté. Ya fui, ya la hice, bien o mal, pero saqué adelante las cosas, de manera que no deseaba regresar.

Sobre el PAN de ahora, ¿qué nos puede decir?

Poco, porque estoy desligada, desconectada, retirada de la política, aunque sigo adentro y voto por los candidatos del PAN.

¿Qué opina de lo alto que ha llegado, ya ve señora, hasta se logró tener Presidente de la República, ya llevan dos con el actual?

Muy bien, ese era el propósito, pero el PAN no es el mismo de antes, llegó mucha gente que no tiene como la militancia antigua, la convicción, el deseo de participar, la pasión por el servicio y le han hecho daño, mucho daño.

¿Cómo quién o quiénes?

No me pida nombres, porque ahora son muchos, yo estoy enterada de las cosas pero no tengo ninguna relación ni con el partido, ni con sus directivos.

¿Cuándo el PAN gana la gubernatura en 1997 con Fernando Canales, lo recuerda?

Si, muy bien y me dio mucho gusto, pero muchísimo, porque ahí iba el partido, lento, pero seguro.

¿La invitó el ex gobernador a participar a colaborar con él? Usted fue una de las alcaldesas que aportó mucho desde San Pedro al Estado.

No lo recuerdo, ya estoy muy grande, tengo 87 años, antes he podido platicar con usted parte de lo que fue mi vida ligada al partido, pero no estoy en condiciones.

Sobre la gente de ahora, las del neopanismo, como les dicen, que han llegado al poder, al incurrir en hechos de corrupción, ¿le han hecho daño al partido?

Mucho, la verdad, esa no es la doctrina ni los estatutos del partido, de manera que pues es una lástima que lo que hacía el PRI lo hagan ahora algunos malos panistas de nuevo ingreso.

¿Se debe sancionar a quienes han caído en estos actos de irregularidades serias y se les ha cuestionado mucho?

El partido tiene la palabra, los estatutos contemplan todo eso, yo no soy quién deba opinar, pero insisto en que sí, es muy lamentable que esto suceda.

¿Cómo puede usted calificar el proceso electoral reciente, el PAN sufrió un descalabro fuerte, perdió la mayoría en los Congresos federal y aquí en el Estado?

No, no quiero opinar de eso, le insisto que estoy muy delicada de salud, es por mi edad, de manera que discúlpeme, estoy muy desligada del partido, si perdió es porque como le decía, hay tanta gente ahora dentro del partido que se perdió su esencia.

¿Los podríamos calificar como oportunistas, como personas que buscan un fin propio, pensando en ellos primero y en el partido después?

No me atrevería a dar una opinión de esa naturaleza.

Pero... ¿se siente usted orgullosa de su partido el PAN, de haber sido alcaldesa y muy reconocida por su labor al frente del Ayuntamiento?

Desde luego, ese fue un honor, sí me halaga mucho tener la oportunidad de servir, de hacer algo por la gente y eso es todo lo que puedo decir, me siento cansada, estoy muy anciana, mire me cuida una enfermera, pero aquí estoy todavía.

Concluye la entrevista que se realiza en la residencia que habita, en un sector exclusivo de San Pedro, que para los panistas es la "joya de la corona" y que por más de dos décadas se han posicionado de la presidencia municipal.

Acompañada de su enfermera, la ex alcaldesa de San Pedro nos despide en la puerta por la que sale ella segundos después para hacer la caminata de 15 minutos que por prescripción médica es necesario hacer, bajo el sol candente que baña los amplios jardines del conjunto de residencias, entre las que se localiza la que ella habita.

PZVB