“No cortarán nuestros sueños”, dicen jóvenes

Jordán Mazariegos, fundador de la organización Dream Act, busca reunirse con los líderes comunitarios para luchar y trabajar juntos.
Rechazan las medidas anunciadas por el presidente electo de Estados Unidos.
Rechazan las medidas anunciadas por el presidente electo de Estados Unidos. (Especial)

México

La ciudad de Oklahoma, puede ser la primera de la Unión Americana donde jóvenes de origen mexicano se opongan a la cancelación del programa Acción Diferida DACA, creado en 2012 por Barack Obama. “No nos cortarán nuestros sueños”, advierte Jordán Mazariegos.

Este joven de 23 años, originario de Chiapas y llevado por sus padres indocumentados a Estados Unidos cuando apenas tenía dos años de edad, ahora es presidente de la organización Dream Act Oklahoma y estudia finanzas y contaduría en la Universidad Estatal de Oklahoma.

Su organización, junto con otras, como Coalición del Sueño Americano efectuarán hoy una reunión en la que plantearán un plan de acción para evitar que Donald Trump eche abajo dicho programa, como prometió en campaña.

Según cifras estadunidenses, Acción Diferida DACA evita la deportación de por lo menos 4 millones de hijos de migrantes.

En entrevista telefónica, Mazariegos afirma que el programa les brinda diversas prerrogativas para no ser deportados: trabajo, estudios, becas, entre otras.

Informó que los líderes comunitarios se están organizando “para lo que pudiera venir”.

“Hay mucha incertidumbre de lo que va a suceder con el nuevo presidente, ahorita la comunidad mexicana se siente agüitada. Hay un momento de deshago, tratando de aceptar esta realidad que se nos presenta, y al momento queremos tomar acción”, dice.

Mazariegos señaló que el objetivo de la reunión en el condado de Tulsa, Oklahoma, es agrupar a los líderes comunitarios, “unir la fuerza, tenemos diferentes oficios, queremos unir esas voces. Estamos demostrando que sí podemos estar unidos y trabajar juntos, pues hay muchas cosas que pueden pasar”.

Acción Diferida está dirigido a jóvenes que llegaron a Estados Unidos antes de cumplir 15 años de edad y antes del 15 de junio de
2007, tener menos de 31 años de edad, no tener antecedentes criminales y estudiar.

Con el programa tienen derecho a trabajar, contar con seguro social y obtener licencia de conducir, además, tener cuentas bancarias y oportunidad de aplicar para becas en universidades.

Dijo que antes de que Trump, ganara las elecciones, en “ciertos lugares de los 77 condados de Oklahoma se respira la discriminación”.

Al respecto, la presidenta de la Coalición del Sueño Americano, Blanca Elizabeth Zavala, afirmó que las organizaciones de migrantes analizan acciones en caso de que desaparezca el programa, conocido también como Jóvenes Soñadores.

“Vienen cambios, no sabemos cuáles van a ser, pero nosotros nos vamos a preparar para lo peor, esperando algo mejor”.

Dentro de los cambios que vislumbran, informó, está precisamente ese programa que durante 4 años ha evitado la deportación masiva de jóvenes de origen mexicano.

“El peor escenario es que vaya a cumplirlo, pues en campaña dijo que eliminará el programa. Es algo que ha protegido a los jóvenes de la deportación.

Afirmó que las acciones a realizar se consideran en algunos estados de la Unión Americana. “Hay diferentes planes a escala estatal, por eso nuestra reunión de mañana (hoy), vamos a tratar de juntarnos con otras organizaciones para ver de qué manera podemos aminorar cualquier efecto en nuestra ciudad.

“Me acabo de comunicar con el congresista Luis Gutiérrez y le acabo de enviar una carta, ellos a escala nacional tienen más experiencia. Realmente lo que más se pude hacer es la abogacía, encontrar organizaciones, como compañías que respalden al migrante. Será la forma positiva de proteger a ciertas personas”.

Mazariegos mencionó que más que marchas públicas las organizaciones promigrantes en Oklahoma propondrán al resto de sus similares acciones positivas, diálogo con legisladores, “sería algo terrible que Trump hiciera algo así, aunque no sabemos realmente qué va pasar, pero vamos a empezar un plan de acción”.

Adelantó que “en la zona de influencia de Oklahoma vamos a hablar con legisladores a escala nacional y estatal. Enfocarnos en un plan de acción de cómo hacer para ayudar a personas que vayan a ser afectadas”.