• Regístrate
Estás leyendo: ‘No vamos a tener otra ocasión para salir de Cuba’
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 18:44 Hoy

‘No vamos a tener otra ocasión para salir de Cuba’

Desde hace casi tres semanas, cubanos esperan una respuesta ante su situación migratoria frente al puente internacional 1 de Nuevo Laredo.

Publicidad
Publicidad

Daniela Mendoza Luna

"Cuando un pueblo emigra es porque los gobernantes sobran, estamos aquí por eso, lo dijo nuestro poeta nacional José Martí".

Ifraín Rodríguez lo cita y de su boca sale vaho, tirita debajo de una sudadera Adidas, una prenda que le han regalado y que jamás había tenido que usar antes, porque nunca había pasado frío.

Hace casi tres semanas que junto con otros cientos de cubanos se para cada mañana frente al puente internacional 1 de la ciudad de Nuevo Laredo, esperando que alguna autoridad norteamericana les dé una respuesta.

Duermen en los albergues y las organizaciones religiosas los alimentan.

La mayoría hizo un camino de más de dos meses por 10 países para llegar al cruce fronterizo con los "pies secos", como lo pedía la ley que, hasta hace poco, les recibía con la posibilidad de obtener la ciudadanía.

Desde 1995, la política Pies Secos, Pies Mojados, emitida durante la administración de Bill Clinton, permitía el ingreso de inmigrantes provenientes de la isla solo si han pisado la costa estadunidense.

Fue terminada de forma abrupta por la administración de Barack Obama el 12 de enero de 2017.

Al principio eran solo 40, según lo detalló Enrique Rivas Cuéllar, presidente municipal de Nuevo Laredo, el 15 de enero, pero dos semanas después, el número creció y se habla de al menos 400 cubanos varados en tierra fronteriza, todos aquellos que iban en tránsito al momento de la derogación de la ley.

Enrique de la Rosa ya estaba en la oficina migratoria comenzando el trámite para ingresar cuando le pidieron que esperara, retiraron los papeles y lo sacaron del inmueble, le dijeron que tenía que esperar a recibir nuevas órdenes, y se encuentra a la expectativa.

No quiere hablar del futuro, no sabe qué hará: "Allá en Cuba hay periodistas que están diciendo que pedimos apoyo al Gobierno mexicano para quedarnos aquí, lo cual es mentira, nosotros venimos todos con una meta, que es cruzar, yo vine por una meta y si no me dan opciones no seré ilegal, no cruzaré por el río", dice.

Volver no es una opción

Lo único que tiene claro es que no puede volver, y ese es un sentimiento que comparten sus connacionales.

Lo dice también Ifraín Rodríguez y explica: "No es porque le deba yo a la ley, o esté mal con alguien, es porque vendí casi todo, menos mi casa, la casa fue lo único que yo le dejé a mi señora", dice.

Las autoridades se acercan a ofrecer ayuda médica y les han pedido que realicen un censo, pero tienen miedo de dar sus datos, ya que se corre el rumor de que buscan deportarlos, como ya se hiciera con otros 91 cubanos que llegaron a la frontera con Chiapas el pasado 27 de enero y que sí fueron regresados a su país.

"Los oficiales de migración de aquí me dicen que sólo ellos toman esa decisión y no es la orden que tienen, llevamos 16 días aquí, nunca nos han dicho nada.

"En la mente de nosotros no está regresar a Cuba, no podemos ni queremos volver porque no vamos a tener nunca más otra ocasión para salir de Cuba", dijo Rodríguez.

Los peligros de la selva

El riesgo físico de realizar esta travesía desde Cuba hasta la frontera mexicana con Estados Unidos es grande, todos tienen una historia que contar, en la que su vida estuvo en riesgo, desde policías corruptos y animales salvajes, hasta sobrevivir en climas adversos.

A Yixandra Sotologo casi se la lleva la creciente de un río en la selva colombiana: "Había mucho peligro, teníamos que cuidarnos, a mí casi me lleva el río, pero pues me cogieron y salí a flote.

"Para mí, lo más peligroso fue de Nicaragua a Honduras, muy peligroso, por la delincuencia también", dice.

La alternativa: México

Si no tuviera otra alternativa, Hermes Cruz sí se quedaría en México. Insiste que cualquier cubano preferiría otra opción a Cuba, y si están ahí parados en medio del frío después de un largo y peligroso camino, es porque Obama los traicionó.

"Nuestra opción dos en caso de que no nos dejen entrar, por lo menos que las autoridades de México nos regularicen nuestra estancia aquí", concluye.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.