• Regístrate
Estás leyendo: No aspiro a ser un héroe; quiero ser un buen gobernante: AMLO
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 01:51 Hoy

No aspiro a ser un héroe; quiero ser un buen gobernante: AMLO

En Chemax, recuerda a Benito Juárez, Francisco I. Madero y Lázaro Cárdenas del Río, tres ex presidentes que admira.

Publicidad
Publicidad

Andrés Manuel López Obrador cita constantemente a Benito Juárez. En sus discursos, en entrevistas... quizá también en privado. No solo eso, el tabasqueño se asume juarista: “El mejor presidente que ha tenido México”, repite seguido.

Ayer, en Chemax, uno de los municipios más pobres de Yucatán, el precandidato presidencial contaba una historia de héroes que de inmediato le dio pie para hablar del suyo y de dos más.

“Me lo decía un campesino: ‘sabes bien que puedes ser como un héroe si haces bien las cosas, y si no, te vas a ir...’”; por unos segundos López Obrador se quedó callado; mientras, la multitud gritaba “a la chingada”, “al monte”, “al carajo”, más otras tantas exclamaciones.

Entonces, el tabasqueño completó: “allá por Palenque, Chiapas”, haciendo referencia a la quinta de nombre La Chingada que le heredaron sus padres, según cuenta.

Enseguida siguió con el relato.

“Y le dije al campesino: ‘Sí, sé muy bien lo que es mi responsabilidad y no aspiro a ser un héroe, quiero llegar a ser un buen gobernante’... Quiero seguir el ejemplo de buenos gobernantes que han habido en la historia de nuestro país, tres presidentes que admiro mucho”.

El precandidato presidencial por tercera ocasión platicó esto desde un templete que tuvieron que adaptar en un campo de futbol, porque las autoridades locales no les prestaron la plaza central del municipio.

“Benito Juárez, quien ha sido el mejor presidente de México, un indígena zapoteco. Aspiro a ser como otro presidente bueno: el apóstol de la democracia, Francisco I. Madero; y aspiro a ser como otro presidente que le tenía mucho amor al pueblo, que le entregó la tierra a los campesinos y que fue el que recuperó el petróleo que estaba desde la época de Porfirio Díaz en manos de los extranjeros: el general Lázaro Cárdenas del Río”.

Entonces, el dos veces candidato a la Presidencia por el PRD entró su propio relato.

“Estoy muy consciente de mi responsabilidad histórica, voy a cumplir con todas las promesas (...) No voy a traicionar al pueblo, no soy un ambicioso vulgar, voy a estar a la altura de ustedes, a representarlos con mucha dignidad y, entre todos, vamos a hacer historia”, exclamó y enseguida los aplausos arreciaron.

La anécdota irrumpió en el mensaje que López Obrador ya tiene estructurado con temas de corrupción, inseguridad, pensiones de ex presidentes, “derroche” del actual gobierno... y que completa en cada plaza principal o en un salón, donde regularmente realizan sus asambleas informativas.

Cuando hablaba de la pobreza y marginación que han vivido los pueblos y comunidades indígenas en el país, volvió a recordar a Benito Juárez.

“Se van a terminar todos los abusos que se cometen desde el gobierno y vamos a seguir el ejemplo del presidente Juárez, quien decía que el funcionario tenía que aprender a vivir en la justa medianía. ¡No va haber políticos prepotentes!”, arengó.

“El poder es humildad”, terminó la idea el tabasqueño que aspira a ser como el indígena zapoteco, “el mejor presidente que ha dado México”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.